Back to top
23.08.2005

Níger : La falta de acceso a la salud es una de las principales causas de la crisis

Ante la crisis nutricional que está asolando Níger, además de la atención ofrecida en sus centros intensivos y ambulatorios, MSF está reforzando el sistema de salud local para atacar de raíz el problema de la desnutrición. Mego Tercian, médico y responsable de proyecto en Maradi, nos explica las razones de esta decisión

-A A +A

Una parte de la respuesta de MSF a la crisis nutricional nigerina consiste en reforzar el sistema de salud local. ¿En qué se basa este tipo de intervención?

Actualmente los servicios de salud en Níger son de pago. A consecuencia de este sistema, llamado de recuperación de costes, muchos niños no tienen acceso a la atención médica que necesitan. Conscientes de que se trata de una de las principales causas de la crisis actual, hemos decidido asegurar la gratuidad de los servicios para niños menores de cinco años en nuestras áreas de intervención. Desde hace tres semanas, suministramos medicamentos gratuitos y damos una prima a los trabajadores de siete centros de salud integrados en las regiones donde trabajamos.

Por otro lado, cuando realizamos las pruebas médicas para determinar qué niños ingresan en nuestros programas nutricionales, nos encontramos con niños que no están severamente desnutridos pero que necesitan hospitalización urgente. Aparte del hospital de Maradi –ya desbordado– no hay otras estructuras sanitarias en la región que puedan hacerse cargo de estos casos. Por eso hemos abierto dos servicios pediátricos en la zona de Maradi que hacen las funciones de centros de referencia para hospitalizaciones urgentes. En 10 días, han ingrsado 58 niños en el centro de Dan Issa y 22 en el centro de Aguié en sólo una semana. Se trata en su mayoría de casos de paludismo severo, infecciones respiratorias o diarreas agudas. Con la estación de lluvias, los casos de paludismo aumentan considerablemente.

¿Por qué consideras que la falta de acceso a los servicios de salud es en parte responsable de la crisis nutricional?

En las zonas rurales, la mayoría de familias no tienen los medios para acudir al centro de salud cuando sus hijos se ponen enfermos. Si tienen paludismo o diarrea, se quedan en casa y el primer recurso es la medicina tradicional. Sólo después de dos o tres semanas, cuando entran en estado desnutrición severa a causa de estas enfermedades, los niños llegan a los centros de nutrición terapéutica de MSF. Si estos niños fueran atendidos a tiempo, se evitarían muchos casos de desnutrición severa. La falta de acceso a la atención primaria por falta de dinero es una de las principales causas de la crisis.

¿Se puede detectar la desnutrición en un centro de atención primaria?

El personal sanitario nigerino está formado para diagnosticarla. Aquí se utiliza un método distinto al nuestro, más centrado en la detección de la desnutrición moderada, pero existe la capacidad. Según datos del Ministerio de Salud, hay un gran número de casos de desnutrición moderada pero, de momento, no se dispone de los medios necesarios para tratarla. En Níger existe un alimento terapéutico parecido al PlumpyNut® que utiliza MSF, pero no es fácil encontrarlo en todos los centros de salud. El ministerio ha puesto recientemente en marcha un protocolo por el que, en principio, este producto se distribuirá en todos los centros del sistema de salud. Actualmente, se están formando equipos del ministerio y de UNICEF que están visitando nuestros proyectos y están viendo que, con estos alimentos terapéuticos, los niños con desnutrición severa se pueden tratar de forma relativamente fácil sin necesidad de hospitalizarlos.

La crisis está lejos de llegar a su fin, pero sabiendo que la desnutrición es un problema crónico en la región ¿se pueden sacar algunas conclusiones para el futuro?

Las autoridades sanitarias nigerinas han visitado nuestros proyectos y han visto que no es difícil tratar la desnutrición severa en régimen ambulatorio. Sólo tienen que incorporar medicamentos y alimentos terapéuticos a la red de centros del sistema de salud lo antes posible.

Por otro lado, si bien es importante aplicar políticas de desarrollo en materia de seguridad alimentaria, también hace falta que el sistema funcione en caso de urgencia cuando se presente una crisis nutricional. Aquí el sistema no ha funcionado en ninguno de los dos aspectos: ni se han visto signos de desarrollo ni se ha sabido hacer frente a la crisis. Las ventas de alimentos a precios moderados no han servido para dar una respuesta adecuada al problema. En periodos de crisis es indispensable hacer distribuciones masivas de alimentos gratuitos y asegurar la gratuidad de los servicios de salud.

En fin, que podemos seguir tratando la desnutrición severa año tras años, pero si verdaderamente queremos solucionar al problema hay que atacarlo de raíz. Hay que tratar a los desnutridos moderados antes de que pasen a la fase severa y asegurar el tratamiento de las enfermedades que a menudo causan la desnutrición, tales como el paludismo o las diarreas.

Comentarios