Back to top
21.06.2017

Seis respuestas sobre la hepatitis E

¿Qué es la hepatitis E? ¿cómo se transmite? ¿cuáles son sus síntomas? ¿cómo se diagnostica? ¿cómo se trata? ¿cómo se previene?

-A A +A

La hepatitis E es una enfermedad del hígado causada por el virus VHE. Para la gran mayoría de las personas afectadas, la enfermedad no es grave pero en mujeres embarazadas puede provocar tasas de letalidad de hasta un 25% por hepatitis fulminante. Según la OMS, cada año hay unos 20 millones de casos de infección por el VHE, que producen 3,3 millones de casos sintomáticos de hepatitis E, y 56.600 muertes.

¿Cómo se transmite?
La principal vía de transmisión del virus es fecal-oral, por el uso de agua contaminada. Así, un saneamiento deficiente, que permite que los virus en las heces de las personas infectadas lleguen al agua de consumo, es un gran factor de riesgo.
También existen otras vías de transmisión –mediante la ingestión de animales infectados, por transfusión de sangre o durante el embarazo– pero en mucha menor medida. 

¿Qué síntomas tiene?
En la mayoría de los casos, la enfermedad es asintomática o presenta solo una inflamación leve del hígado que pasa desapercibida. En algunas personas, el virus puede provocar fiebre, disminución del apetito, náuseas y vómitos, así como dolor abdominal o articular y erupciones cutáneas. También puede producir ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos) y aumento del tamaño del hígado.
En raras ocasiones, la hepatitis E aguda puede provocar insuficiencia hepática aguda que puede ser mortal. Sin embargo, esta hepatitis fulminante es frecuente si el enfermo es una embarazada; según la OMS en el tercer trimestre del embarazo se registra tasas de letalidad de hasta un 25%.

¿Cómo se diagnostica?
La hepatitis E no se distingue clínicamente de otros tipos de hepatitis víricas agudas. Sin embargo, el diagnóstico puede sospecharse si hay riesgo de agua contaminada, si hay casos graves en embarazadas o si se ha descartado la hepatitis A.
Existe un test que permite la detección de anticuerpos específicos contra este virus en la sangre. Otra prueba es PCR-RT (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa), que detecta el virus en la sangre o las heces, pero necesita laboratorios especializados.

¿Cómo se trata?
No hay un tratamiento específico para la hepatitis E. Sin embargo, el tratamiento de apoyo para evitar otras complicaciones y atajar los síntomas puede reducir la mortalidad en caso de fallo hepático aguda. Por eso los enfermos crónicos y las embarazas pueden necesitar hospitalización.

¿Puede prevenirse?
Para prevenir la hepatitis E es importante contar con a un buen suministro de agua de calidad y un sistema adecuado de eliminación de heces humanas. También existe una vacuna para prevenir la infección por VHE pero todavía no se ha usado en epidemias.