Back to top
29.12.2021

Tratamos a un número excepcionalmente elevado de niños y niñas con desnutrición en Borno, Nigeria

En todo 2021, admitimos a casi 2.500 niños y niñas con desnutrición grave para su hospitalización en nuestro centro de alimentación terapéutica en Maiduguri, lo que representa un aumento del 13% con respecto al año anterior.

-A A +A

En Maiduguri, Nigeria, hemos atendido a un número excepcionalmente alto de niños y niñas con desnutrición a lo largo de 2021, ya que la vulnerabilidad crónica de las personas afectadas por el conflicto se vio agravada por un importante brote de sarampión. Estos y otros factores han hecho que los ingresos hospitalarios y las consultas ambulatorias por desnutrición alcancen niveles nunca vistos en los últimos años, y pueden ser una señal de un deterioro más amplio de la vulnerabilidad de las personas en la región. 

En lo que va de 2021, admitimos a 2.465 niños y niñas con desnutrición grave para su hospitalización en nuestro centro de alimentación terapéutica (ITFC por sus siglas en inglés) en Maiduguri, lo que representa un aumento del 13% con respecto al año anterior.

Al mismo tiempo, la inscripción en nuestro programa de alimentación terapéutica para pacientes ambulatorios sigue aumentando, con 4.144 pacientes inscritos en lo que va de año, lo que supone un incremento de más del 50% de pacientes atendidos y atendidas en el mismo período en 2020. De todos los ingresos por desnutrición severa aguda, más del 80% de las admisiones fueron para niños y niñas que viven en hogares de familias desplazadas por el conflicto actual en el estado de Borno.

“Si bien no podemos extrapolar de los datos hospitalarios una comprensión general del estado nutricional de las personas, este año nos ha demostrado claramente que las personas desplazadas, en particular, siguen siendo extremadamente vulnerables a los picos de desnutrición y la cantidad de niños y niñas que estamos recibiendo con la enfermedad sugiere que puede estar empeorando”, explica Shaukat Muttaqi, nuestro coordinador general en Nigeria. "Esta es una dinámica preocupante y necesita un mayor análisis y compromiso por parte de todos los actores interesados ​​para garantizar una acción proactiva y preventiva para garantizar que la situación no empeore".

Nuestro ITFC, que cuenta con 120 camas, es el mayor proveedor de atención hospitalaria para casos de desnutrición en el estado de Borno y representa un tercio de todas las camas disponibles para pacientes con esta enfermedad. Aunque muchos factores que afectan la desnutrición son complejos, -incluyendo el impacto directo e indirecto del conflicto en la seguridad alimentaria, el acceso a la ayuda humanitaria, el estado de salud-, los datos de ingresos y el aumento de pacientes este año sugieren una tendencia preocupante.

Un factor médico importante que contribuyó a los altos ingresos por desnutrición fue un brote de sarampión, que comenzó en febrero. De enero a octubre de 2021, nuestros equipos en el único hospital pediátrico de Gwange trataron a 2.974 niños y niñas con sarampión como pacientes hospitalizados, mientras que otros 2.545 niños y niñas fueron tratados en el servicio de consultas externas en el mismo periodo. 

Durante las actividades de divulgación en la aldea de Zabarmari en el área de gobierno local de Jere, en el estado de Borno entre mediados de febrero y finales de julio de 2021, nuestro equipo de la clínica móvil trató a 2.517 niños y niñas con sarampión.

Mientras que el período tradicional de la brecha del hambre generalmente ocurre de junio a noviembre, en 2021 admitimos entre un 60% y un 150% más de pacientes al mes entre marzo y mayo en comparación con 2020. Mientras tanto, el número de pacientes con desnutrición que necesitan tratamiento sigue siendo mayor que en años anteriores durante todo el periodo de la brecha del hambre.

Este año, trasladamos nuestro centro de alimentación terapéutica para pacientes hospitalizados en junio a una nueva instalación que permita una mayor capacidad de desbordamiento, pero el programa ambulatorio continúa registrando niveles de admisión sin precedentes.

Los programas de alimentación terapéutica para pacientes ambulatorios (ATFC) brindan atención médica y alimentos terapéuticos a los niños y niñas, lo que reduce el riesgo de complicaciones médicas potencialmente mortales si se enferman. Actualmente brindamos atención ATFC en cinco ubicaciones en Maiduguri, pero el drástico aumento en la inscripción es una clara señal de que se necesita una mayor disponibilidad de atención.

Las brechas en la vacunación también representan una amenaza constante para la comunidad, como ya se ha destacado el impacto del brote de sarampión de este año. Aunque en 2021 realizamos una campaña de vacunación masiva contra el sarampión en respuesta al brote, las tasas de vacunación siguen siendo crónicamente bajas y no siempre se dispone de inmunización de rutina.

“Nos acercamos al final del periodo de la brecha del hambre, sin embargo, lo que vimos este año es muy preocupante”, dice Muttaqi. “Siguen existiendo los mismos factores que podrían permitir un mayor deterioro en la próxima temporada. Es necesario que todos los actores relevantes se centren y presten atención para evitar un deterioro aún más grave durante el periodo de la brecha del hambre del próximo año".