Back to top
18.08.2008

"No hemos hallado necesidades urgentes de momento, pero varias zonas siguen siendo inaccesibles"

Filipe Ribero, coordinador de MSF, ha estado en Tbilisi y Gori, zonas donde se reagrupan los desplazados por el conflicto. Sobre el terreno, contrasta la llegada masiva de ayuda y las limitadas posibilidades de dar asistencia.

-A A +A

¿Cuál es la situación actual en Georgia?
La situación parece que está mejorando. Sin embargo, la población civil aun está preocupada. Las confrontaciones recientes han provocado miedos que siguen ahí. Al inicio de nuestra intervención, la situación en Georgia era extremadamente tensa, lo que complicaba la posibilidad de viajar. Sin embargo, en los dos últimos días hemos podido movernos con mas facilidad.
Desde hace poco hemos notado la llegada de un gran numero de agencias de ayuda, aunque nuestras primeras evaluaciones no revelan necesidades urgentes por el momento. Las estructuras de salud georgianas consiguen atender a los heridos, pero estamos preparados para proporcionar medicinas si es necesario.

¿Cuáles son las necesidades de las poblaciones desplazadas por el conflicto?
Visitamos dos lugares alrededor de Tbilisi donde se han juntado entre 200 y 500 personas. Alojados en edificios públicos, les falta sobre todo agua y bienes de primera necesidad (bidones, material de higiene y de cocina). También vamos a desplegar equipos móviles para dar atención médica. Al parecer, hay unas 20 localizaciones de este tipo en Tbilisi y sus alrededores. En los próximos días vamos a visitar otros emplazamientos con un equipo médico y a repartir suministros básicos para poder responder inmediatamente a las necesidades que hayamos identificado.

¿Qué viste en Gori?
La ciudad está desierta. La mayoría de la población civil parece que se ha ido. Durante nuestra breve visita fuimos al hospital militar, que es el único que funciona actualmente en Gori. Había pocos pacientes heridos hospitalizados. Allí fueron estabilizados y muchos fueron luego transferidos a Tbilisi. También queríamos llevar a cabo evaluaciones en los pueblos alrededor de Gori, pero era imposible acceder a esas áreas. Pensamos volver cuando la situación de seguridad lo permita. Igualmente, aún estamos intentando entrar en Osetia del Sur para evaluar la situación, pero la zona sigue siendo inaccesible para todos los actores de ayuda que están actualmente en Georgia.

¿Cómo siguen nuestros programas regulares de atención médica a pacientes con tuberculosis multirresistente?
Los dos proyectos que teníamos en Georgia aun están activos. Uno de ellos está en la región autónoma de Abjasia. En Sujumi, la capital, nuestro equipo sigue en el terreno atendiendo a los 80 pacientes ingresados en el proyecto. En Zugdidi, el personal de MSF que evacuó la ciudad a petición de las autoridades de Georgia ha vuelto. Sin embargo, al parecer, alguno de los 120 pacientes ingresados en el programa no ha vuelto a los centros ambulatorios a recibir su tratamiento. Como la tuberculosis multirresistente a los medicamentos es una enfermedad altamente contagiosa, estas personas representan un riesgo para su entorno.

 

Comentarios