Back to top
08.02.2012

“Nos estamos preparando para responder en caso de una afluencia importante de refugiados sirios”

MSF trabaja en dos grandes campos de refugiados en Líbano, asistiendo a refugiados palestinos y a libaneses vulnerables en la zona. La organización ha abierto un nuevo proyecto en el norte, tras la llegada de 4.500 sirios que huían de la violencia en su país. Bruno Jochum, director general de MSF en Ginebra, acaba de visitar la zona.

-A A +A

¿Cuál ha sido la razón de tu visita a Líbano?

En 1976, Médicos Sin Fronteras (MSF) realizó su primera misión en contexto de guerra en Líbano, convirtiéndose en una organización médica de emergencia. Este año, habiendo celebrado hace poco nuestro 40 aniversario, consideramos fundamental compartir nuestros principios de independencia económica y médica, imparcialidad y neutralidad. Es importante hablar públicamente sobre estos principios, como hicimos en diciembre en el lanzamiento en Beirut del libro en árabe titulado A los Ojos de los Demás: Percepciones de la Acción Humanitaria y de MSF. Mi visita a Líbano ha sido una oportunidad de reafirmar ante las autoridades y la sociedad la disposición y compromiso de MSF para proporcionar atención sanitaria independiente, neutral e imparcial donde existen necesidades humanitarias.

¿Por qué trabaja MSF en Líbano?
Tras la guerra de 2006 [entre Israel y Hezbollá], después de prestar respuesta inmediata a la crisis, nos dimos cuenta que no había ninguna cobertura de salud mental para las poblaciones más afectadas.

MSF puso en marcha varios programas de salud mental para asistir a los refugiados palestinos y los libaneses vulnerables que viven en los dos mayores campos de refugiados y sus alrededores: Burj el-Barajne, en Beirut, y Ein el-Hilwe, en Saida. En los últimos tres años, más de 2.200 personas se han beneficiado de atención psicológica gratuita, ofrecida bajo un enfoque comunitario multidisciplinar. En total, se han realizado más de 15.500 consultas psicológicas y psiquiátricas.

¿Por qué un nuevo programa en el norte?
Con la llegada de miles de sirios, muchos de ellos con heridas físicas, que huían de la violencia en su país y buscaban refugio en Líbano, enviamos varios equipos médicos para evaluar la situación sanitaria de estas personas. En vista de las necesidades, en noviembre de 2011 decidimos abrir un nuevo programa de salud en Wadi Khaled, en el norte de Líbano. Habiendo trabajado en el país durante tres años, estábamos en condiciones de hacer un estrecho seguimiento de la situación sanitaria de la población refugiada procedente de Siria.

El apoyo que estamos dando ahora mismo todavía es limitado. Nuestro primer enfoque fue suministrar stocks de emergencia a los centros de salud cerca de la frontera con Siria. Además de los servicios de salud mental, estamos aumentando nuestro dispositivo en la zona para responder en caso de una afluencia importante de refugiados sirios, reforzando la vigilancia epidemiológica, las vacunaciones, el manejo de enfermedades crónicas y el suministro de equipamiento médico de emergencia, al tiempo que seguimos evaluando las necesidades médicas. La presencia de una organización médica internacional independiente como MSF también ofrece una garantía de neutralidad a los recién llegados.

¿Cómo es la situación humanitaria en el norte del Líbano?
La mayoría de sirios que huyeron de su país y que necesitaban atención médica lo hicieron dejando atrás todo lo que tenían. Aunque la situación sigue siendo relativamente estable en Líbano, es difícil predecir lo que ocurrirá en Siria. Como organización médico-humanitaria de emergencia, tenemos que estar preparados por si se produce una afluencia masiva de personas. Nuestro propósito es garantizar la atención médica si llega un gran número de heridos.

¿Cuál es la situación humanitaria y médica en Siria?
Es difícil para nosotros tener una idea precisa de la actual situación humanitaria y médica en Siria y de la magnitud de las necesidades a las que podríamos responder. Por nuestra experiencia en Libia y Bahréin, y los relatos de médicos y pacientes en Siria, el patrón más probable es que los heridos no puedan recibir tratamiento en los hospitales públicos gestionados por las autoridades, por ser justo allí donde su vulnerabilidad puede ser mayor. Hoy la población siria se enfrenta a enormes dificultades a la hora de acceder a unos muy necesarios servicios médicos de urgencia. Es fundamental que todas las partes demuestren su respeto por la ética médica básica, por la imparcialidad de las estructuras médicas, por el trabajo diario de médicos y enfermeras, y por la seguridad de los pacientes.

MSF reafirma su voluntad de responder a las necesidades humanitarias en Siria y de dispensar asistencia a su población cuando se le concedan los permisos para intervenir. La organización sigue preocupada por la falta de acceso a atención médica de las víctimas del conflicto y reitera el derecho de los sirios a huir de la violencia en busca de refugio y asistencia médica.

Comentarios