Back to top
12.08.2008

Nueva etapa para Awoo

-A A +A

Afortunadamente la situación en Gulu empieza a mejorar. Los acuerdos de paz siguen sin firmarse pero poco a poco las cosas se van normalizando. La mayor parte de la población sigue viviendo en campos de desplazados, aunque ya hay familias que empiezan a regresar a sus aldeas de origen, el nivel de seguridad aumenta, los caminos vuelven a estar llenos de gente moviéndose de un lado para otro,... 

En términos humanitarios, podríamos decir que la situación va pasando de emergencia humanitaria a contexto de desarrollo. Es por ello, que poco a poco nuestra presencia en la zona se va reduciendo.

Médicos Sin Fronteras es una organización médica de emergencia, con una vocación de presencia temporal. En el momento en que mejora la situación de las poblaciones a las que atendemos y que la crisis se ha superado, empezamos a plantear la posibilidad de retirarnos de la zona, intentando traspasar los proyectos a otras organizaciones o entidades que puedan seguir con el trabajo, pero con una perspectiva más a largo plazo.

Awoo es uno de los campos de desplazados donde trabajamos. MSF se ha hecho cargo del funcionamiento del centro de salud del campo desde 2005, cuando lo construimos para poder prestar atención médica a la población de la zona. En esa época, el terror de los ataques del LRA junto con las operaciones por parte del gobierno para combatir a esta guerrilla, forzó a más de dos millones de personas a abandonar sus aldeas, y así, poco a poco, empezaron a crearse decenas de campos de desplazados donde miles de familias vivían hacinadas, en pequeños tukuls, y con inmensas necesidades básicas sin cubrir.

Ahora que la situación en la zona ha mejorado, y tras meses de conversaciones con el Ministerio de Salud, hemos decidido traspasar el centro de salud al Gobierno de Uganda, que es en definitiva, el verdadero responsable de proveer atención médica a la población del país.

En el acuerdo de traspaso, MSF ha decidido ceder el edificio que construyó en su momento, junto con un estoc de medicinas para cubrir un periodo de dos meses. Así, a partir de ahora, será ya el Ministerio de Salud, con su personal, quien se haga cargo del centro.

La decisión de traspasar y cerrar un proyecto nunca es fácil para MSF. Normalmente, como en el caso de Awoo, debemos asumir que cuando el Ministerio de Salud se haga cargo del centro, probablemente contrate a un número menor de gente, las condiciones laborales que ofrezca el Ministerio seguramente serán inferiores, deberán trabajar con menos recursos, etc.

Es por esto que durante el tiempo en que hemos estado trabajando en Awoo, una de las principales tareas de nuestro personal expatriado ha sido la de formar al personal médico local para mejorar sus capacidades y asegurar que puedan hacer funcionar el centro de salud una vez MSF se retire.

Por último, hablando con Ally, la enfermera que ha estado a cargo del centro en los últimos meses, me doy cuenta que tampoco a nivel personal es una decisión fácil para nuestros equipos. En el caso de Ally han sido 6 meses en Awoo y sin duda se había hecho suyo el centro, al equipo, a los pacientes, a la comunidad. En todo caso, el hecho de que MSF traspase el proyecto, también tiene una parte positiva, pues significa que la situación ha mejorado y que ha llegado el momento para que sea la propia comunidad quien tome las riendas.

Comentarios