Back to top
12.09.2013

Nueva ola de violencia expresamente dirigida contra los civiles en República Centroafricana

La población ha sido víctima deliberada de ataques en la oleada de violencia que tuvo lugar el pasado lunes en Bouca, en el norte de República Centroafricana (RCA). En esta localidad, MSF ha atendido a 26 personas con heridas por machete y arma de fuego; entre ellas había ocho mujeres y seis niños.

-A A +A

El pasado lunes, el epicentro de la violencia estuvo en esta población situada 325 kilómetros al norte de Bagui (la capital); a lo largo del fin de semana, la vecina región de Bossangoa se había llevado la peor parte. Estos ataques no hacen más que agravar el sufrimiento de una población que lleva meses sometida a la violencia y al desplazamiento forzoso. Nuestros hospitales en las localidades de Bossangoa, Batangafo y Paoua ya llevan semanas registrando un aumento sostenido de las víctimas de ataques violentos.

Los combates comenzaron en Bouca alrededor de las seis de la mañana del lunes, cuando irrumpieron en la población hombres armados supuestamente leales al defenestrado presidente centroafricano, François Bozizé. Se retiraron poco antes de que un grupo de la coalición Séléka se hiciera de nuevo con el control del pueblo. Tras esa incursión, nuestros equipos atendieron a un total de 26 heridos, cinco de los cuales llegaron en estado crítico y tuvieron que ser trasladados a nuestro hospital de Batangafo (a unos 200 kilómetros de distancia).

Estos ataques contra la población y las atrocidades perpetradas en Bouca por ambos contendientes (a un indeterminado número de civiles muertos se unen ejecuciones sumarias y decenas de casas incendiadas) son profundamente alarmantes, al igual que la virulenta retórica sectaria de la que están haciendo uso los combatientes y que podría motivar un recrudecimiento aún mayor de la violencia.

“Estamos muy preocupados por la posibilidad de una nueva escalada de violencia en todo el país y de los ataques que podrían sucederse como represalia”, explica Sylvain Groulx, nuestro coordinador general en RCA.

Mientras sus casas eran pasto de las llamas, buena parte de los vecinos han huido de Bouca; cerca de 300 personas han buscado refugio en el recinto de la misión católica que hay en el pueblo; MSF iniciará clínicas móviles para evaluar su situación así como la de quienes se han escondido en el bosque.

“La consecuencia inmediata de esta nueva ola de violencia en Bouca es que, a día de hoy, hay más familias expulsadas de sus casas. Muchos se han visto forzados a esconderse en el bosque, lo cual les hace más vulnerables a las picaduras de los mosquitos y, por lo tanto, a contraer la malaria, una de las enfermedades más comunes y letales en el país”, continúa Groulx.

Por otro lado, en el pueblo de Bossangoa, se ha dado otra señal de alarma: en las últimas dos semanas, hemos atendido a más de 25 personas con heridas provocadas por machetes y armas de fuego. Esta escalada de la violencia sectaria está sembrando el pánico en las diferentes comunidades, lo cual ha hecho que en Bossangoa, al igual que en Bouca, buena parte de la población haya abandonado el pueblo en busca de refugio.

También resultan preocupantes las noticias de los últimos días sobre ataques perpetrados contra el personal sanitario y humanitario; en este sentido,MSF condena enérgicamente el asesinato de dos trabajadores de la organización no gubernamental ACTED el pasado sábado en Bossangoa. “Denunciamos estos horrendos actos de violencia contra la población y recordamos que todos los combatientes deben respetar a la población civil, al personal médico y a los trabajadores humanitarios”, apunta Groulx.

Por el momento, MSF mantiene todas sus actividades médicas en el país, aquellas ya establecidas antes del golpe de Estado y las recientemente iniciadas para responder a las necesidades más urgentes de una población que está en permanente huida, gravemente afectada por la malaria y carente de atención médica debido al hundimiento del sistema de salud público. MSF tiene siete proyectos regulares en RCA y ha iniciado varias intervenciones de emergencia en cuatro localidades más.