Back to top
28.10.2015

Terremoto en Pakistán: tras la afluencia inicial de heridos, MSF evalúa otras necesidades

Un terremoto de entre 7,6 y 8,1 en la escala de Richter sacudió zonas del noreste de Afganistán y el noroeste de Pakistán la tarde del pasado 26 de octubre. En las primeras horas, los proyectos médicos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el noroeste de Pakistán se enfrentaron a la afluencia inicial de heridos graves. Después de tratar a las víctimas, la siguiente prioridad es evaluar las necesidades e identificar si existen otras necesidades que requieran atención urgente.

-A A +A

En Timergara, distrito de Bajo Dir, en la provincia pakistaní de Khyber Pakhtunkhwa, casi de inmediato se puso en marcha un plan para la atención de víctimas, en el que el personal activó los protocolos específicos que se emplean para la selección y atención de los heridos más graves.

A partir de las 3 de la tarde del lunes y hasta las 8 de la mañana del martes, el equipo médico de MSF que trabaja en la sala de urgencias del hospital Timergara atendió a 172 pacientes, 55 de ellos en estado crítico, uno de los cuales falleció.

MSF está apoyando también al personal del Ministerio de Salud a proporcionar atención de seguimiento a los pacientes con lesiones más serias que fueron estabilizados inicialmente y tratados en el departamento de urgencias. Una pabellón de dengue que MSF gestiona en el hospital se ha convertido temporalmente en una sala adicional de internamiento para hacer frente al alto número de pacientes. MSF también trabaja para ayudar a garantizar que los servicios de esterilización puedan incrementarse hasta cubrir las necesidades crecientes durante las 24 horas del día.

En el hospital de Khar, en la Agencia Bajaur de las Áreas Tribales bajo Administración Federal (FATA), donde MSF tiene un acuerdo para brindar apoyo cuando hay eventos con gran número de víctimas, el lunes se trató a 72 pacientes heridoscon la ayuda de un equipo de MSF desplazado desde la cercana ciudad de Nawagai.

El seísmo llegó hasta lugares tan alejados como la ciudad de Peshawar, donde MSF gestiona un hospital desde mayo de 2011. En Afganistán, ninguno de los equipos de MSF ha informado de necesidades relacionadas con el terremoto, pero es demasiado pronto para decir con certeza si es necesaria una respuesta en las zonas más cercanas al epicentro, como Badakhshan.

Una vez que el flujo inicial de pacientes ha terminado, la prioridad para los equipos de MSF es obtener una imagen más clara de necesidades futuras, como kits de higiene o refugio, o atención médica de seguimiento. Con este fin, los equipos de MSF están recopilando información sobre las necesidades en las diversas áreas que han sufrido las consecuencias del terremoto.

"Mientras que los primeros efectos del terremoto fueron dramáticos en algunas áreas, tenemos que tener una imagen más clara de la situación antes de que podamos para poder prever las necesidades futuras", dice Shelagh Woods, representante de MSF en Pakistán. "Las evaluaciones iniciales sugieren que la vivienda y la higiene serán las principales necesidades, debido a que ya está nevando en algunas de las zonas más montañosas, y tenemos preparadas existencias de kits de refugio e higiene. Nuestras respuesta ante el gran número de víctimas fue esencial para salvar vidas durante las primeras horas, pero ahora tenemos que terminar rápidamente algunas evaluaciones de las necesidades post-terremoto, antes de pasar a la segunda fase de la respuesta".

Desde 1986, MSF trabaja en Pakistán con las comunidades de pakistaníes y de refugiados afganos que son víctimas de conflictos armados y desastres naturales, o que carecen de acceso a la atención médica. Los equipos de la organización actualmente proporcionan atención médica de urgencias gratuita en Kurram y en la Agencia de Bajaur (FATA), y en las provincias de Khyber Pakhtunkhwa, Baluchistán y Sindh.

MSF es una organización médico-humanitaria internacional privada que depende de contribuciones financieras privadas de individuos de todo el mundo, y como en otras partes del mundo, no acepta fondos de ningún gobierno ni grupo político o militar para su trabajo en Pakistán.