Back to top
04.05.2022

Pedimos a los gobiernos que rechacen el proyecto de texto COVID-19 presentado en la OMC

El documento no es la exención de propiedad intelectual para las herramientas médicas COVID-19 que el mundo necesita y sentaría un precedente negativo.

-A A +A

Un año y medio después de que India y Sudáfrica propusieran por primera vez una histórica exención en materia de propiedad intelectual para las herramientas médicas COVID-19, se ha presentado oficialmente en la Organización Mundial del Comercio (OMC) un proyecto de texto que calificamos de “decepcionante”.

El documento en cuestión es una propuesta debatida por varios Gobiernos y que se filtró a mediados de marzo. Tras un análisis exhaustivo del texto, instamos encarecidamente a todos los gobiernos a que rechacen este proyecto de texto. El documento presentado en la OMC no ofrece una solución para incrementar el acceso a las herramientas médicas necesarias durante la pandemia que ya ha costado más de seis millones de vidas, y de hecho sentaría un precedente negativo para futuros retos sanitarios mundiales. Además, sentaría un precedente negativo para futuros retos sanitarios mundiales.

"Este proyecto presentado en la OMC no es la exención efectiva de la propiedad intelectual que pedían más de 100 gobiernos, y los gobiernos deberían rechazarlo", recalca Yuanqiong Hu, coordinadora de Políticas de nuestra Campaña de Acceso. "El documento no aborda de forma exhaustiva los problemas de propiedad intelectual de las herramientas médicas COVID-19, como lo hace la propuesta de exención de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de India y Sudáfrica. El decepcionante proyecto solo abarca las vacunas, excluye los tratamientos y los diagnósticos, no aborda las barreras de propiedad intelectual no relacionadas con las patentes, como los secretos comerciales, y restringe qué países pueden hacer uso del mecanismo.

 

 

Además, las limitaciones y requisitos del proyecto de texto podrían minar las flexibilidades ya existentes, lo que supondría un retroceso innecesario. Si la propuesta se aprueba sin revisiones exhaustivas y sustanciales, sentaría un precedente negativo y perjudicial para los futuros retos sanitarios mundiales. Ya es hora de que los gobiernos avancen en las negociaciones sobre un texto de exención de los ADPIC que pueda ser eficaz, como el que se propuso hace casi año y medio”.

El proyecto de texto difiere categóricamente de la exención de los ADPIC presentada por India y Sudáfrica, que propone renunciar a las patentes y a otras barreras de propiedad intelectual sobre todas las herramientas médicas del COVID-19 mientras dure la pandemia, y allanar el camino para que cualquier país aumente la producción y el suministro de estas herramientas médicas vitales. Aunque el proyecto de texto intenta abordar algunas restricciones en las normas de licencias obligatorias para la exportación, no lo hace de manera significativa. (Tales aclaraciones de las normas existentes, incluso si se revisan de forma importante a partir del texto actual, no deberían aplicarse solo a la COVID-19, sino a todas las licencias obligatorias, para todas las tecnologías, en todas las áreas de enfermedad, sin una duración restringida, y para todos los miembros de la OMC). 

"Es especialmente descorazonador que se considere siquiera la posibilidad de retrasar seis meses más la decisión sobre los tratamientos y los diagnósticos, sobre todo cuando el acceso a los tratamientos contra la COVID-19 sigue siendo un problema para la población de muchos países de ingresos bajos y medios, y en particular de América Latina", afirma Felipe de Carvalho, coordinador de nuestra Campaña de Acceso en América Latina. "El impacto de la pandemia en la población de países de América Latina, como Brasil, Bolivia, Colombia y Perú, ha sido devastador, y el acceso a medicamentos genéricos asequibles sería crucial si otra ola de COVID-19 llegara a la región", añade Felipe de Carvalho.

 

La pandemia no se termina hasta que se termine para todas las personas

 

Desde el inicio de los debates hace casi año y medio, hemos señalado que la exención final de los ADPIC acordada debe ir más allá de las vacunas y abarcar todas las tecnologías médicas esenciales, incluidos los tratamientos y las pruebas. Así mismo, reclamamos que debe dar cobertura a todos los países, y que la duración de la exención debe ser de al menos cinco años para permitir que se puedan preparar, ampliar, diversificar y mantener la fabricación y el suministro de las herramientas de salud para combatir la COVID-19, incluidos materiales y componentes.

"Si la OMC sigue adelante con este proyecto de texto y lo da por concluido, el mundo habrá perdido una gran oportunidad de acordar una exención de propiedad intelectual relevante que podría haber ayudado, de verdad, a superar la gran desigualdad en el acceso a las herramientas médicas frente a la COVID-19 que hemos visto en muchos de los países de ingresos bajos y medios en los que trabajamos. La adopción final de este proyecto de acuerdo demostraría una respuesta fallida por parte de la OMC y de la solidaridad mundial, y sentaría de forma clara un precedente negativo para los futuros desafíos sanitarios mundiales", concluye de Carvalho.

En este sentido, MSF suscribimos, junto a más de 40 organizaciones de la sociedad civil, una carta abierta en la que se pide a la Unión Europea que se abstuviera de presionar a los miembros de la OMC para que adopten rápidamente el proyecto de texto.