Back to top
29.10.2013

El primer medicamento para la tuberculosis en 50 años podría desaprovecharse

Sin un nuevo enfoque para desarrollar y fijar el precio de nuevos medicamentos para la tuberculosis, la respuesta global para la TB no podrá ofrecer las nuevas combinaciones de tratamiento que son necesarias para el tratamiento para la tuberculosis resistente a los medicamentos (DR-TB por sus siglas en inglés), advirtió la organización médico-humanitaria MSF con motivo de la 44 edición de la Conferencia Mundial de Salud Pulmonar en París.

-A A +A

“Si pudiera cambiar algo respecto a la enfermedad de la tuberculosis sería el tratamiento; si pudiéramos tener medicamentos menos tóxicos y más simples, con regímenes de tratamiento más cortos, habría menos personas dejando el tratamiento y menos personas muriéndose,” afirma Phumeza Tisile, quien recibió el tratamiento para la TB a través del programa de MSF en Khayelitsha, Suráfrica.

En diciembre 2012, se acabó una sequía que duraba 50 años con la aprobación en Estados Unidos de la bedaquilina, un nuevo medicamento para TB comercializado por Janssen, una filial de Johnson & Johnson (J&J).  

“Este es un momento significativo para médicos y pacientes, pero todavía no hay espacio para la complacencia y la celebración. El nuevo medicamento es una bendición, pero lo que realmente necesitamos son nuevas combinaciones de medicamentos para tratar la DR-TB,” afirma la doctora Cathy Hewison, referente de TB para MSF. “Si no somos capaces de ofrecer regímenes totalmente nuevos, que se toleren y sean más efectivos para los pacientes en los próximos años, la oportunidad de mejorar de forma radical el tratamiento para DR-TB será desaprovechada.”

La Administración de Fármacos y Alimentos de EEUU aprobó la bedaquilina por la vía rápida, la Organización Mundial de la Salud sacó recomendaciones para su uso rápidamente, y J&J ha presionado para el registro ampliamente; estos son signos positivos que señalan que el contexto de TB está preparado para responder rápidamente a los nuevos medicamentos. Pero para conseguir el objetivo de regímenes totalmente nuevos  se requiere un cambio más fundamental en la forma en la que se investigan y se llevan al mercado los medicamentos para TB.

“Necesitamos investigación más colaborativa en vez de empresas trabajando de forma aislada, y esto requerirá un compromiso masivo de la comunidad de investigación además de una inyección de fondos significativa en un momento en el que la inversión global para I&D de TB está en declive”, dice Sharonann Lynch, referente de políticas para la Campaña de Acceso a Medicamentos de MSF.

La OMS estima que menos del 20% de los casos de DR- TB del mundo son diagnosticados y tratados.  Como el tratamiento es largo, arduo, caro y poco efectivo,  con tasas globales de curación estancándose en torno al 50%, la ampliación del diagnóstico y tratamiento del DR-TB es extremadamente difícil. Los países afectados deben ampliar sus esfuerzos para diagnosticar y tratar la DR-TB hoy en día, para que haya programas fuertes que puedan asegurar el uso responsable y efectivo de nuevas combinaciones de tratamiento cuando estén disponibles. Para conseguir esto, los países necesitarán apoyo por lo que hará falta un Fondo Global para la Lucha contra el sida, TB y malaria bien financiado.

“También necesitamos preparar el terreno para que los nuevos tratamientos sean asequibles. Los países de ingresos medios, entre los que figuran los más afectados por la DR-TB,  tendrán que pagar 3.000 dólares por un tratamiento de seis meses según los precios establecidos por J&J para la bedaquilina,” dice Sharonann Lynch. “Eso es sólo por un medicamento, pero hay que tener en cuenta se necesitan varios para que el tratamiento sea efectivo. Si las nuevas combinaciones de tratamiento del futuro cuestan
miles de dólares incluso en los países más pobres, como pasa hoy en día, ¿cómo van a ser los países capaces de aumentar el acceso y ampliar la cobertura?”

Lee aquí el manifiesto "Diagnostícame, Trátame"

MSF es una de las mayores organizaciones proporcionando  asistencia para la DR-TB. En 2012, MSF trató 29.000 pacientes de TB en 30 países, y 1.780 pacientes de DR-TB en 18 países. MSF y la Unión Internacional contra la Tuberculosis y la Enfermedad Pulmonar ha publicado hoy la tercera edición del informe  DR-TB Medicamentos para la tuberculosis resistente: bajo el microscopio, que se ocupa de los precios, las fuentes, el acceso y el I&D para los medicamentos de la DR-TB medicines. El informe en inglés:  http://www.msfaccess.org/content/dr-tb-drugs-under-microscope3rd-edition.

 

Comentarios