Back to top
03.02.2006

RDC: cólera y desplazamientos forzados en Katanga

En Katanga, 35.000 desplazados por la violencia se han refugiado a orillas del lago Upemba, donde el 6 de enero se desencadenó una epidemia de cólera

-A A +A

Aproximadamente, 35.000 personas han encontrado refugio a orillas del lago Upemba, tras huir de los ataques rebeldes y las operaciones militares en el centro de la provincia de Katanga. Desde que a principios de enero se desencadenó una epidemia de cólera en el norte del lago, ya se han registrado 340 casos y 14 fallecimientos. Un equipo de MSF aporta ayuda a los desplazados entorno a Upemba, mientras que un equipo de emergencia se ha desplegado para asistir a los enfermos de cólera en las aldeas afectadas.

En agosto y después en noviembre de 2005, una serie de ataques y de operaciones militares obligó a 80.000 personas a abandonar sus aldeas en el centro de Katanga. Más de la tercera parte se fueron hacia las orillas del lago Upemba, al oeste de la provincia de Katanga. Esta zona pantanosa e infestada de mosquitos está aislada y una parte sólo es accesible en barca o piragua. A día de hoy, las 35.000 personas, que viven dispersas a orillas del lago y al oeste de éste, así como a orillas del río Lufira al norte del lago y que llegaron aquí tras abandonar sus hogares hace tres meses cuando sus aldeas fueron atacadas e incendiadas, no han recibido ningún tipo de asistencia, sin duda debido a las dificultades de acceso a las zonas pantanosas donde se encuentran.

El centro de salud en Nyonga
En enero de 2006, MSF abrió un centro de salud en Nyonga, a orillas del lago Upemba, a fin de dispensar atención primaria a las personas que habían huido de la violencia y a los residentes de la zona. Este centro tiene una capacidad de 10 camas para hospitalizaciones de corta duración para casos graves, urgencias y una maternidad. Las complicaciones médicas se refieren al hospital de Kikondja, al que MSF suministra medicamentos y material médico para asegurar una buena asistencia a los pacientes. El equipo también organiza una campaña de vacunación contra el sarampión para 8.000 niños desplazados, así como distribuciones de artículos de primera necesidad (redes de pesca, lonas de plástico, mantas, mosquiteras, utensilios de cocina, bidones, etc.) para las familias más vulnerables.

La mayoría de las familias que han huido de la violencia se albergan con los residentes de la zona de quienes reciben ayuda. Más de 16.000 personas desplazadas viven en dramáticas condiciones, sin abrigo ni acceso a infraestructuras sanitarias básicas, sin ropa, ni mantas, ni jabón u otros artículos esenciales. Cerca de 8.000 personas viven en los islotes en medio del cenagal y sobreviven gracias a los peces que atrapan cada día. Sin embargo, de enero a marzo, los cotos estacionales restringirán sus posibilidades de pesca y con ello los desplazados verán también acotarse sus medios de subsistencia. Además, con la llegada inminente de la estación de lluvias, las orillas del lago y las pequeñas islas que sirven de refugio a estas personas corren el peligro de inundarse, lo que obligará a estas gentes a desplazarse de nuevo.

Cólera en Kikondja
El equipo de MSF empezó a desplegar sus operaciones de ayuda a las personas desplazadas entorno al lago Upemba cuando supo que habían casos de cólera en Kikondja, a 55 kilómetros más al norte.

El 1 de diciembre de 2005, ya se declaró una epidemia de cólera a orillas del río Congo, en los alrededores de la ciudad de Ankoro, en Katanga Norte, donde MSF trabaja desde hace más de dos años en el hospital de referencia. Allí, se atendieron a 120 enfermos y el número de nuevos pacientes ingresados cada semana en el centro de tratamiento de cólera está ya disminuyendo. Para hacer frente a un nuevo brote epidémico que hizo su aparición el 6 de enero entorno a Kikondja, se desplegó de inmediato un equipo de emergencia suplementario. En 10 días, este equipo ha tratado ya a 340 pacientes de los que 12 han fallecido. Se han abierto dos centros de tratamiento en Kikondja y en Mangi. El cólera es endémico en esta región, con fases regulares en intervalos de varios años. La última epidemia en esta región se remonta al año 2002. Los equipos de MSF trataron entonces a 4.770 enfermos en ocho meses. Las precarias condiciones de vida en los barrizales entorno al lago Upemba incrementan la vulnerabilidad de las personas frente a una enfermedad tan contagiosa como el cólera.

La intervención en las orillas del lago Upemba es la quinta operación de ayuda que MSF lleva acabo este año con personas que huyen de la reciente oleada de violencia en Katanga. Los equipos trabajan también en Mukubu, Pweto, Dubie y Mitwaba a fin de ayudar a decenas de miles de desplazados que huyen de los ataques de las milicias mai-mai y de las tropas gubernamentales. Katanga, una provincia del tamaño de Francia, es desde hace varios años el teatro de un violento conflicto. Sin embargo, esta crisis recibe muy poca atención internacional y las organizaciones de ayuda que prestan asistencia a la población afectada son relativamente poco numerosas.

Comentarios