Back to top
27.09.2010

Reflejos (por Anne Connelly)

-A A +A

Nuestra casa no tiene espejos. De hecho, hace más de dos meses que no me veo a mí misma… los dos o tres primeros días estaba algo preocupada por la raya del pelo o los posibles restos de protector solar en la cara, pero luego dejé de pensar en ello: es sorprendente lo rápido que tu aspecto se vuelve irrelevante cuando empiezas a centrarte en cosas más importantes.

Si vives en un municipio pequeño como Djomo toda tu vida, sólo podrás ver tu aspecto muy de vez en cuando. No se venden espejos aquí y no hay ventanas de cristal, así que, como mucho, tendrás una idea aproximada de cuál es tu imagen a partir de tu reflejo en el agua del río o en el retrovisor de una moto. Y sin embargo, a pesar de la falta de espejos, aquí le dan mucha importancia a la apariencia personal. El día en que hicimos las fotos del personal local (ya os conté esta historia hace unos días), muchos de los trabajadores se fueron a casa a cambiarse, para ponerse su mejor camisa, o le pidieron prestada una a algún compañero.

Sigue leyendo en la web de El mundo.

Comentarios