Back to top
24.02.2016

Batangafo, RCA: familias desplazadas reciben kits de emergencia de MSF tras perderlo todo en un incendio

Centenares de familias perdieron hace unos días sus refugios provisionales y todas sus pertenencias a causa de un incendio en el campo de desplazados de Batangafo, uno de los mayores de la República Centroafricana (RCA).

-A A +A

Equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) rápidamente organizaron y completaron una distribución de kits de emergencia para los afectados que incluía artículos de cocina e higiene.

A pesar de la urgencia de la situación de los damnificados por el incendio accidental, que tuvo lugar el 10 de febrero, no hubo una respuesta inmediata de otros actores humanitarios presentes en el campo, por lo que MSF puso en marcha una evaluación de las necesidades junto a las autoridades locales y las familias afectadas. La distribución se realizó el pasado jueves.

“En sectores del campo cercanos al incendio hubo familias parcialmente afectadas, pero sus pertenencias quedaron a salvo del fuego, así que nos concentramos en los que realmente lo perdieron todo”, explicó el coordinador de proyecto de MSF en Batangafo, Joao Martins. Los kits se adaptaron el número de miembros de las familias, en algunos casos hasta 14, e incluyeron plásticos para hacer tiendas, mantas, cuerdas, mosquiteras y artículos de cocina e higiene.

“Para hacer una distribución lo más organizada y rápida posible, pedimos que vinieran solo los cabezas de familia, por lo que no pudimos desarrollar ninguna actividad médica de prevención el paralelo, pero el nuestro personal del hospital sigue al servicio de la comunidad y los equipos de salud comunitaria están siguiendo con especial atención a estas familias”, detalló Martins. 

El campo para desplazados de Batangafo aloja a miles de personas desde finales de 2014, cuando una serie de choques armados entre milicias rivales obligaron a la mayoría de los habitantes de la localidad a abandonar sus hogares para buscar protección en un descampado entre el hospital gestionado por MSF y las instalaciones de las tropas internacionales de pacificación. Miles de personas que huían de la violencia en otros lugares de la región también llegaron a Batangafo buscando protección y se calcula que ahora hay unas 30.000 personas en el campo. En total hay unos 450.000 centroafricanos desplazados por todo el país, y otros tantos se han refugiado en países vecinos.

En las últimas semanas ha habido varios incendios accidentales en la región, sobre todo a causa de las altas temperaturas y el ambiente seco propios de esta estación en la RCA, que también ayudaron en la propagación de un siniestro que afectó las instalaciones de MSF en Batangafo el pasado enero.

MSF trabaja en República Centroafricana desde 1997 y, actualmente, cuenta con más de 300 trabajadores internacionales y más de 2.000 trabajadores centroafricanos en el país. Desde diciembre de 2013, MSF ha doblado su nivel de asistencia médica como respuesta a la crisis. Actualmente desarrolla una veintena de proyectos, incluidos varios para atender a los refugiados centroafricanos en los países vecinos de Chad, Camerún y la República Democrática del Congo.

En Batangafo, MSF gestiona el hospital general (150 camas) y da apoyo a cinco centros de salud en la periferia. Durante 2015 se realizaron cerca de 75.000 consultas externas y unos 7.300 pacientes fueron hospitalizados. Equipos de MSF también han desarrollado diversas actividades en el campo de desplazados, como una vacunación contra el sarampión que cubrió a cerca de 12.000 niños.