Back to top
22.06.2021

Queman un campo de refugiados en Bambari obligando a 8.500 personas a huir con lo puesto

Estallan nuevos combates en República Centroafricana, dejando a varios miles de personas refugiadas en el recinto de una mezquita en la ciudad de Bambari, donde viven en condiciones muy precarias y en situación de extrema vulnerabilidad. Un puesto de salud que administramos en el campamento también fue destruido.

-A A +A

Unas 8.500 personas han sido expulsadas de su campamento improvisado en Bambari, República Centroafricana (RCA) después de que estallaran nuevos combates en la región. Varios miles de personas han buscado refugio en el recinto de una mezquita en la ciudad de Bambari, donde viven en condiciones muy precarias. El campamento fue quemado hasta los cimientos y un puesto de salud que administramos en el campamento también fue destruido.

El campamento de Elevage nació del brutal conflicto que asoló a la República Centroafricana en 2013-14. Ubicada en las afueras de Bambari, una de las principales ciudades del centro de la República Centroafricana, personas de comunidades en su mayoría seminómadas buscaron refugio aquí después de huir de los combates en varias áreas. En los años siguientes, a medida que los períodos de violencia se alternaron con fases de calma, el sitio comenzó a parecerse a un pequeño pueblo, con seis mezquitas y cientos de tiendas, carpas y otras estructuras instaladas por las 8.500 personas que vivían allí.

“Me mudé aquí en 2014”, dice Mahmud, un ex residente del campamento. “El sitio estaba formado por personas desplazadas de las localidades de Bria, Kaga-Bandoro, Ippy, Boali, Kabo y Bossangoa, que habían huido del conflicto armado”.
 

Los refugios fueron quemados en Elevage, un campo montado en 2013 a las afueras de la ciudad de Bambari.

No queda casi nada

Hoy, no queda casi nada del campamento de Elevage. Todas las carpas quedaron destruidas por el incendio, mientras que la mayoría de los edificios (casas de una sola planta hechas de arcilla u hormigón) están en ruinas, incluido un pequeño puesto de salud que administramos donde tratamos a más de 200 niños cada semana por malaria, la  principal enfermedad mortal en República Centroafricana, así como diarrea, neumonía y otras enfermedades.

Solo un puñado de edificios todavía se encuentran en el suelo rojo, que está lleno de ladrillos, palos rotos, plástico derretido y pertenencias abandonadas hasta donde alcanza la vista. Nadie queda en el campamento; solo el silencio del bosque cercano.

Desde que el conflicto en República Centroafricana se reavivó en diciembre de 2020 en medio del proceso electoral, la zona de Bambari no se ha librado de las tensiones que se han extendido por gran parte del país. Las ofensivas lanzadas contra el gobierno por una nueva coalición de grupos armados, y las represalias subsecuentes por parte de las fuerzas gubernamentales, han hecho que los enfrentamientos violentos se hayan vuelto recurrentes en los últimos meses.

Uno de estos enfrentamientos tuvo lugar la noche del viernes 4 de junio entre fuerzas gubernamentales y grupos armados no estatales en las cercanías del campamento de Elevage. Al día siguiente, los soldados entraron al campamento, según relatan antiguos residentes. El domingo 6 de junio, se pudo ver una nube de humo desde la dirección del campamento.

“Llegaron alrededor de las 2 de la tarde del sábado y nos ordenaron que abandonáramos el lugar de inmediato”, dice Mahmud. “Dispararon al aire, lo que llevó a la gente a entrar en pánico y huir apresuradamente para abandonar el lugar. Los lugareños de los alrededores aprovecharon la situación para saquear todo lo que teníamos. Tomaron a la fuerza nuestras cabras y robaron nuestros colchones. Poco después, el sitio fue incendiado".


Desplazados en el recinto de la mezquita de Bambari.

Llega la temporada de lluvias

La mayoría de los antiguos residentes de Elevage han buscado refugio en la ciudad de Bambari, a pocos kilómetros de distancia, ya sea en el recinto de la mezquita o dentro de la comunidad de acogida. Con la temporada de lluvias que se avecina, la falta de un refugio adecuado aumenta el riesgo de contraer enfermedades como la malaria.

“Condenamos la destrucción de un lugar que albergaba a personas vulnerables y la destrucción de un centro de salud claramente delimitado”, dice Rhian Gastineau, nuestro coordinador general en República Centroafricana. “Desarraigados de sus hogares y privados de atención médica, las personas desplazadas son ahora aún más vulnerables que antes”.

“Las condiciones aquí [en el recinto de la mezquita] son ​​deplorables”, dice Mahmud. “Dormimos en el suelo, sin refugio, colchoneta ni mosquitera. No hay comida, no hay letrinas y no hay suficiente agua limpia".

 

Desplazados en el recinto de la mezquita de Bambari.

Futuro incierto en medio del conflicto

Hamida, que vivía con sus 10 hijos en el campamento de Elevage, dice que afrontar sus nuevas circunstancias es muy difícil. “Después de ser expulsados ​​de Elevage, hemos ido de mal en peor. Tenemos miedo y lo hemos perdido todo. Mis hijos no tienen nada que comer. Sin ayuda, mis hijos ya no podrán ir a la escuela. No sabemos qué hacer ".

Nuestros equipos en Bambari han abierto un nuevo puesto de salud en el recinto de la mezquita para tratar a las personas con malaria y otras afecciones. También han establecido un punto de recolección de desechos y están brindando consejos sobre temas relacionados con la salud y brindando apoyo de salud mental para ayudar a las personas a lidiar con los eventos traumáticos de las últimas semanas. Si bien los equipos de otras organizaciones de ayuda también brindan algo de asistencia a las personas desplazadas, incluido el suministro de agua potable en la mezquita y la distribución de artículos de socorro y raciones de alimentos de emergencia, se necesita mucho más.

“Es urgente que se construyan más letrinas y que la gente tenga acceso a alimentos y agua potable”, dice Gastineau. “También es vital apoyar a la comunidad de acogida, que ahora se encuentra bajo una presión adicional con la llegada masiva de personas. Estas personas han sido sometidas a una violencia continua en medio del conflicto. Es esencial protegerlos y, a largo plazo, encontrar un lugar seguro para que se queden y que sea respetado por todas las partes involucradas en el conflicto en curso”.

Estamos vivos, gracias a Dios”, dice Hamida. "Solo espero que algún día reine la seguridad y la paz en la República Centroafricana".

 

Se han cambiado los nombres de las personas desplazadas para preservar el anonimato.