Back to top
21.09.2018

¿Sabes que puedes incluir a MSF en tu testamento?

Existe una nueva forma de colaborar que te permite ser solidario con nosotros también en el futuro. Incluyéndonos en nuestro testamento, garantizas que nuestra ayuda siga llegando a miles de personas. El proceso es muy sencillo y la solicitud de la información es confidencial y sin compromiso.

-A A +A

Entrevistamos a nuestro compañero Paco Cumbreras, logista cuyo trabajo y esfuerzo desde 2004 han tenido un impacto real en la vida de muchas personas. Ahora, ha decidido extender este compromiso e incluir a MSF en su testamento, para garantizar que nuestra ayuda siga llegando a miles de personas también en el futuro.

¿Por qué decides trabajar en MSF?

Ser trabajador humanitario me permite contribuir a un mundo mejor y conocer a personas extraordinariamente motivadas para esa lucha. Elegí a MSF por su profesionalidad y porque tiene las cosas muy claras; en los proyectos, los objetivos están definidos y nos movemos por necesidades médicas. No tener intermediarios y tener el apoyo y la confianza de tantas personas son nuestra mejor garantía de independencia.

¿Qué experiencia recuerdas con más cariño?

Los reencuentros con compañeros con los que he trabajado son extraordinarios, ya sea en los proyectos o cuando vuelvo a Andalucía. Es fascinante ese compromiso inquebrantable de tantas personas por llevar la ayuda médico-humanitaria a quienes más lo necesitan y en ámbitos tan distintos. Pero también hay momentos duros. Mi puesto actual en la misión de Siria, que ayuda a la población de Alepo, me permite ver el sufrimiento real que puede generar la inacción de nuestros políticos o la indiferencia ante esta realidad tan cercana; realmente me desborda.

Y decides implicarte además como socio…

Soy socio porque quiero que mi apoyo se use bien y sirva para ayudar a la gente. Conozco bien MSF y sus mecanismos para gestionar el presupuesto con la máxima responsabilidad. Cada gasto está justificado por las necesidades médicas y controlado de manera totalmente transparente. Yo, desde Turquía, a menos de 100 kilómetros del frente, puedo asegurar que mi apoyo como socio y el de quienes van a leer esta entrevista alivian el sufrimiento de muchas personas. Nuestro apoyo económico está bien invertido y ayuda a quienes difícilmente tendrían atención médica si no estuviera MSF.

¿Qué te motivó a incluir a MSF en tu testamento?

Confío plenamente en MSF y quiero que mi esfuerzo vital sirva para seguir ayudando. Mi familia me apoya en esta decisión y quiero facilitarles al máximo su gestión cuando ya no esté. Aunque no dejaré una gran fortuna, creo que mi deseo se puede cumplir si MSF está incluida en mi testamento. Como decía, mi experiencia actual en Turquía me vuelve a recordar cuán vulnerables somos. Y hace poco sufrí un episodio médico que también me hizo sentir personalmente esa vulnerabilidad; en ese abismo, saber que mi voluntad estaba escrita me dio tranquilidad.

¿Cómo fue la parte administrativa?

Hacer testamento es facilísimo. Fui al notario, confirmé mi voluntad, la redactaron y firmé; me costó 48 euros. Antes había consultado con MSF y me resolvieron todas las dudas. Estoy tranquilo porque, si mi voluntad cambia, puedo modificarlo todas las veces que quiera.

¿Qué dirías a quienes están pensando en incluir a MSF en su testamento?

Los animo, sin ninguna duda. Es la mejor manera de decidir el futuro de nuestro esfuerzo vital y de hacer la vida fácil a los que nos sobrevivan. Luchar por la asistencia médico-humanitaria es una batalla callada, pero constante, contra la injusticia. Luchamos para asegurar que las personas tengan acceso a la salud sin importar dónde nacieron, a qué etnia pertenecen, su religión, si sufren una guerra… Y en esta misión suman todos los esfuerzos. Yo he querido dejar mi huella para hacerlo posible. Me encantaría que mi experiencia y testimonio sirvan para animar a otros.