Back to top
05.10.2020

De casa en casa para atender a las comunidades vulnerables de El Salvador en medio de la COVID-19

Facilitamos el acceso a la sanidad pública a comunidades de San Salvador tras la pausa de servicios médicos a causa de la pandemia. Hemos llevado a cabo con éxito jornadas de vacunación en áreas estigmatizadas como ‘zonas rojas’.

-A A +A

Con el fin de facilitar la reanudación de las actividades públicas de salud que fueron suspendidas desde el inicio de la pandemia por COVID-19, hemos facilitado el acceso del Ministerio de Salud (MINSAL) para desarrollar actividades médicas en comunidades de San Salvador estigmatizadas como ‘zonas rojas’, por incidencia de violencia.

Desde hace ya cinco meses, instituciones de salud en El Salvador habían suspendido sus consultas externas y reducido otras actividades para enfocarse en la batalla contra la pandemia por coronavirus. En este periodo, habitantes de diferentes comunidades de San Salvador han sufrido las discontinuidades de los servicios médicos.

“Desde que inició la emergencia por coronavirus, no ha habido ningún servicio médico que pueda cubrir las necesidades en salud en mi comunidad. Los centros de salud cancelaron sus consultas y eso generó que se descompensaran pacientes que seguían al pie de la letra sus controles médicos. No hubo curas, servicios de enfermería ni consultas médicas desde marzo. Los promotores de salud que venían a algunas zonas de la comunidad dejaron de hacer trabajo comunitario”, relata Luis, líder comunitario de la Comunidad Iberia en San Salvador.

En concreto, hemos facilitado el ingreso del personal de salud de la Unidad de Salud de Concepción y del Equipo Comunitario (ECO) La Naval en las comunidades Concepción e Iberia (San Salvador) para el desarrollo de jornadas de vacunación en zonas estigmatizadas como zonas rojas, en las que llevamos trabajando de forma continuada desde 2018.

Así, personal de enfermería, médicos y promotores de salud junto con los líderes comunitarios pudieron visitar casa por casa en estas comunidades y dar continuidad a los refuerzos de vacunas pendientes en niños menores de 5 años y a aquellos que se habían quedado sin segundas dosis desde marzo, debido a la pandemia.

“Hemos llegado a sus hogares para ponerlos al día con sus controles y vacunas. Logramos vacunar a 104 niños en comunidad Iberia y Concepción de San Salvador”, afirmó Donald Ramos, enfermero de la Unidad de Salud Concepción. “Con la coordinación con los líderes comunitarios y el acompañamiento de MSF, llegamos a esas casas donde habitan personas con más necesidades en salud. Unimos esfuerzos”, añadió.

La Iberia y la Concepción son comunidades urbanas del municipio de San Salvador que han sido estigmatizadas durante años. A pesar de algunos esfuerzos institucionales, hay sectores donde el personal tiene dificultades, por temor o estigma, para atender o acceder en algunas zonas. También, la población tiene miedo de salir a buscar atención médica debido al control de pandillas y conflictos entre estas en las calles y colonias.

Margarita Trejo, nuestra técnica comunitaria que trabaja en estas comunidades, asegura que estas situaciones dejan de ser limitantes si se cuenta con el apoyo de la comunidad. “La comunicación con la población y el acompañamiento de los líderes comunitarios es esencial. Esto nos ha permitido forjar aceptación en las comunidades y, por ende, una confianza sólida con sus habitantes. Hasta el momento, no hemos reportado ningún incidente de seguridad” aseguró Trejo.

La directora de la Unidad de Salud, Carolina Hernández, aseguró que el acompañamiento de MSF a estas comunidades fue parte de las estrategias de trabajo colaborativo intersectorial diseñadas por este centro de salud. “Tenemos planes de continuar brindando estas jornadas médicas y otras acciones de salud en estas zonas. Lo que más queremos es promover la salud y el bienestar de la población”, aseguró Hernández.

Gracias a los esfuerzos conjuntos realizados, la jornada de vacunación en estas comunidades resultó exitosa: los líderes comunitarios apoyaron en la identificación de niños y niñas faltos de vacunas y las instituciones de salud llevaron atenciones a estas zonas que han sido estigmatizadas. Trejo asegura que, por parte de MSF, continuaremos fortaleciendo el vínculo entre dichos actores y facilitando acciones relacionadas a la salud en estas zonas.

 

Desde 2018, aparte de nuestro trabajo en brigadas médicas, salud mental y servicio de ambulancias, hemos trabajado de la mano con líderes comunitarios, gobiernos locales, grupos de mujeres, niños, niñas, adolescentes, adultos mayores y con la comunidad en general en comunidades de San Salvador y Soyapango donde hemos apoyado y reconocido sus capacidades comunitarias en términos de salud y liderazgo. Hemos desarrollado actividades de educación y promoción de la salud, actividades psicosociales y hemos fomentado hábitos y actitudes que les permiten mejorar el control sobre su salud.