Back to top
16.07.2008

Sentencia preocupante en el caso entre el gobierno holandés y MSF

El Tribunal Federal ha dictado sentencia parcialmente en favor del estado holandés, la carga financiera debe repartirse entre las dos partes

-A A +A

La organización internacional médico humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) se siente profundamente consternada por la sentencia dictada por el Tribunal Federal, la instancia judicial más alta de Suiza. Tras un proceso de cuatro años, y a pesar de las dos sentencias previas en favor de MSF tanto en el tribunal de primera instancia como en el de apelación, el Tribunal Federal ha dictado sentencia parcialmente en favor del estado holandés decretando que la carga financiera debe repartirse entre las dos partes. Esta decisión sienta un grave precedente para la acción humanitaria independiente en zonas de conflicto.

El caso se refiere al desembolso de la recompensa pagada por las autoridades holandesas para obtener la liberación de Arjan Erkel, ciudadano holandés y coordinador general de MSF, que fue secuestrado en la región del Norte del Cáucaso y permaneció en cautividad durante 20 meses siendo finalmente liberado el agosto de 2002.

"Tras las dos sentencias en favor de MSF, este juicio salomónico es vergonzoso. Minimiza el papel jugado por un gobierno que negoció una recompensa y luego pasó la factura a MSF. Esta decisión forma parte de una tendencia más importante, que socava la acción humanitaria independiente. Esta sentencia, dictada en el mismo país en el que se firmaron las Convenciones de Ginebra, resulta preocupante para los equipos que trabajan en zonas de conflicto, como Somalia, o Darfur,” ha destacado la Presidente de MSF Isabelle Segui-Bitz. Como la sentencia dictada por el Tribunal de Justicia de Ginebra en febrero de 2008 claramente confirmó la contundencia de la postura de MSF, resulta inaceptable ahora pedir a una organización humanitaria que comparta la suma de la recompensa negociada y pagada por un gobierno.

Conforme a los deseos del gobierno holandés de rebajar las consecuencias del secuestro de un trabajador humanitario a una mera disputa comercial, la sentencia del Tribunal Federal está contribuyendo a que los crímenes contra trabajadores humanitarios que quedan impunes – y que cada vez son más frecuentes – formen parte de la vida cotidiana.

Comentarios