Back to top
01.12.2005

SIDA: una perspectiva pediátrica

Entrevista con Felipe García de la Vega, un pediatra que primero trabajó con MSF en Perú en 1997, y luego en misiones en Myanmar y Mozambique. Desde mayo de 2005, ha sido el asesor de VIH/SIDA y tuberculosis (TB) de la Campaña para el Acceso a Medicamentos Esenciales en Ginebra.

-A A +A

¿Cuál es la postura de MSF y su papel respecto al VIH/SIDA pediátrico?

En todo el planeta, MSF actualmente trata a más de 57.000 pacientes con la terapia de antirretrovirales (ARV), pero sólo un seis por ciento son niños. Dado que no tenemos herramientas de diagnóstico adecuadas ni medicamentos adaptados a las necesidades de los niños, la mayoría de nuestros pacientes son mayores de un año. Sólo una vez que nos sentimos lo bastante seguros para tratar a adultos, empezamos a analizar los problemas de la población más joven. Ha sido un buen principio pero todavía quedan muchos retos.

Trabajaste como pediatra en Mozambique, ¿cómo era la situación en materia de tratamiento diagnóstico de niños con VIH/SIDA?

En Mozambique, MSF Suiza tiene dos programas de VIH. Cuando llegué en 2003, los ARV se ofrecían a muy pocos niños por varias razones: el personal sanitario generalmente no se siente seguro al manejar a niños sospechosos de haber contraído la infección por VIH o niños VIH positivos confirmados, dado que presentan problemas de crecimiento e infecciones recurrentes, y existen pocas herramientas para facilitar el trabajo del personal. Como pediatra, resultaba increíblemente frustrante no poder tratar a todos los niños que necesitaban este tratamiento vital. Las vidas de los niños cambian completamente una vez reciben los ARV: empiezan a crecer, las infecciones recurrentes y las lesiones cutáneas desaparecen gradualmente y pueden regresar a la escuela y vivir una vida normal. Como nuestro equipo en Mozambique fue ganando confianza en el tratamiento de adultos, empezamos a tratar a más y más niños, y el número de los que reciben los ARV se ha ido incrementado gradualmente hasta llegar a los 200 hoy.

¿A qué otros retos tuviste que enfrentarte respecto a los niños y el VIH/SIDA?

La adherencia al tratamiento constituye un problema. Tal como ocurre con los adultos, es crucial que los niños tomen su medicación de por vida sin saltársela un solo día, para retrasar la aparición de resistencias. Si pedir a los adultos que se adhieran a su régimen de por vida es duro, imagina lo duro que resulta con los niños y sus cuidadores. Los factores que reducen la adherencia en los niños incluyen la falta de formulaciones en forma líquida para algunos medicamentos y el gran volumen de medicamentos que deben tomar.

¿Por qué ha sido tan duro conseguir un puesto destacado en la agenda de salud internacional para el VIH/SIDA pediátrico?

La respuesta es simple. Hay muy pocos niños infectados con el VIH/SIDA en los países ricos, y los millones de niños infectados con el VIH/SIDA en los países en desarrollo no representan un mercado lucrativo para las compañías farmacéuticas.

¿Cuales son los nuevos desarrollos respecto al VIH/SIDA pediátrico?

Por el momento, ha habido muy pocos. Sobre todo hemos podido ver adaptaciones de las herramientas utilizadas para tratar a los adultos. Los científicos en la Universidad de Cambridge actualmente están trabajando en la adaptación de la tecnología para analizar la carga viral a fin de poderla poner a la disposición de contextos limitados, pero estos proyectos requieren una potente financiación.

UNICEF está lanzando una campaña de apoyo al VIH/SIDA pediátrico, ¿qué espera de esto MSF?

Poner a los niños en la agenda es siempre algo que se agradece en MSF. Una atención y un tratamiento adecuado para niños no son sólo un imperativo ético, sino también un derecho reconocido por los países que firmaron la Convención de la ONU sobre Derechos del Niño. Queremos que UNICEF presione para que se incluyan más niños en los tratamientos con ARV y para que se aborde, con las compañías originarias y las genéricas, el problema de las formulaciones de ARV pediátricas que están fuera del alcance de quienes las necesitan. Queremos que sean más activos a la hora de presionar para la precualificación de formulaciones pediátricas de segunda línea, así como el desarrollo de tabletas y dosis adaptadas a contextos con recursos limitados.

La Pedimuna, una nueva combinación pediátrica genérica, se espera que esté disponible muy pronto. ¿Cómo cambiará esto la situación?

La Pedimuna es una adaptación pediátrica de las tabletas de dosis fija combinada utilizadas por los adultos. Como se producirá en pequeñas dosis, permitirá a los médicos tratar a más niños, empezando con bebés de 3 kilos de inmediato. Cuando hay que triturar las dosis fijas combinadas sólo es posible tratar a niños que pesan más de 10 kilos. La adherencia también será más fácil con únicamente dos píldoras o dos tomas al día si también se desarrolla la formulación dispersible.

Comentarios