Back to top
29.09.2015

Siria: MSF apoya una campaña vacunación contra el sarampión lanzada por las autoridades locales en Kobane

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha prestado apoyo a una campaña de vacunación de nueve días lanzada por las autoridades del distrito sirio de Kobane, situado en el norte y junto a la frontera turca, y que ha inmunizado a un total de casi siete mil niños en la localidad de Kobane y algunos pueblos del alrededor, un área que ha sido escenario de duros enfrentamientos entre grupos armados rivales en el conflicto sirio.

-A A +A

“La campaña tuvo lugar en cuatro localidades del distrito para facilitar el acceso de los residentes del área a los puestos de vacunación”, explicó Jason Mills, coordinador general de MSF en Siria. Con el apoyo de los equipos de la organización, las autoridades sanitarias de Kobane lanzaron la campaña la segunda quincena de agosto y se alargó durante seis días en la ciudad de Kobane, tras lo cual hubo tres días más en otros puntos del distrito. “Los equipos vacunaron a 3.410 niños en la ciudad y a 2.366 más en los alrededores”, detalló Mills. La inmunización para niños de entre seis meses y cinco años fue acompañada de la distribución de vitamina A.

Los equipos sanitarios son testigos del impacto que el conflicto ha tenido sobre la población de la zona, especialmente sobre los niños. La interrupción de las vacunaciones de rutina en Kobane desde mediados de 2014 ha provocado la reaparición de enfermedades fácilmente prevenibles mediante inmunización. Así, se han registrado numerosos casos de sarampión en el norte de Siria desde el inicio del conflicto, hace más de cuatro años. Un estudio de cobertura vacunal hecho por MSF en Kobane en junio de este año mostró que solo el 17% de los niños estaban protegidos.

“Aquí los niños no han sido vacunados en más de un año. El conflicto ha afectado a todo el sistema de salud”, explicó el doctor Hikmat Mohamed Ahmed, responsable médico de la Administración Médica de Kobane.

Los servicios sanitarios del distrito han quedado prácticamente paralizados durante un año, lo cual acarrea riesgo de epidemias y enfermedad para la población. “Estamos preocupados sobre la posibilidad de brotes de sarampión, polio, tos ferina, así como de infecciones relacionadas con la falta de higiene y saneamiento, como el tifus y las hepatitis A y E”, afirmó Vanessa Cramond, responsable de emergencias médicas de MSF. “El riesgo se relaciona con la interrupción prolongada de vacunaciones de rutina y con el daño a la infraestructura sanitaria y de agua y saneamiento”, añadió Cramond.

MSF trabaja junto a las autoridades sanitarias de Kobane desde marzo de 2015 par restablecer las estructuras básicas de salud y vacunaciones, proveer servicios de consulta externa y poner en marcha programas de apoyo psicosocial. También se han distribuido con ayuda de la comunidad tabletas de purificación de agua y bidones a más de 4.000 hogares.

 

 

MSF gestiona seis estructuras médicas en el norte de Siria y da apoyo directo a más de 100 puestos de salud y hospitales de campaña por todo el país, especialmente en áreas bajo asedio. La mayoría son estructuras provisionales que no cuentan directamente con personal de MSF, pero la organización les provee tanto apoyo material como formación para ayudar al personal sirio a afrontar las enormes necesidades sanitarias de la población.

 

 

Comentarios