Back to top
30.06.2022

El acceso a la asistencia sanitaria en el noroeste de Siria está en peligro por el posible cierre del paso fronterizo

Pedimos al Consejo de Seguridad de la ONU que renueve la resolución transfronteriza para el suministro de ayuda humanitaria a través del cruce fronterizo de Bab Al-Hawa hacia el noroeste del país.

 Intervención sanitaria móvil en la frontera entre Jordania y Siria.
-A A +A

De los 4,4 millones de personas que viven en el noroeste de Siria, 4,1 millones necesitan ayuda humanitaria. Más del 60% son personas desplazadas internas. Pronto perderán el acceso a la ayuda humanitaria y médica que tanto necesitan, a menos que el Consejo de Seguridad de la ONU renueve la resolución transfronteriza (UNSCR 2585) el 10 de julio de 2022.

Los puntos transfronterizos siguen siendo los únicos canales humanitarios viables para satisfacer las necesidades crecientes en el noroeste de Siria. Desde 2014, 47,7 millones de personas recibieron asistencia sanitaria gracias al canal transfronterizo (Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU).

Pedimos al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que renueve la resolución transfronteriza, que expira el próximo 10 de julio, para el suministro de ayuda humanitaria a través del paso fronterizo de Bab Al-Hawa hacia el noroeste de Siria.

Aumentan las necesidades humanitarias

La crisis económica y la COVID-19 han agravado aun más la difícil situación humanitaria tras 11 años de guerra y, en este momento, más personas que nunca necesitan asistencia urgentemente.

  • 4,1 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en el noroeste de Siria
  • 3,1 millones de personas necesitan asistencia sanitaria
  • 3,1 millones de personas sufren inseguridad alimentaria
  • 2,8 millones de personas, desplazadas internas (80% mujeres y niños)

Fuente: Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

Personas desplazadas llegan a Ain Issa, uno de los campos de desplazados más grandes de la zona. Raqqa, Siria, noviembre de 2017.

Si no se renueva la resolución transfronteriza...

La no renovación de la resolución transfronteriza interrumpiría y reduciría drásticamente el suministro de ayuda humanitaria y médica en el noroeste de Siria. Agravaría aun más la ya precaria situación humanitaria en el noroeste de Siria.

“Si se pone fin a este recurso vital, el acceso de la población a los alimentos básicos, al agua y a la atención sanitaria se reducirá drásticamente. Esto causará muertes evitables", explica nuestra jefa de Misión en Siria, Claire San Filippo.

La mayoría de los hospitales y centros de salud carecerán de los suministros médicos necesarios para funcionar, y se pondrá en riesgo la salud y la vida de los pacientes.

“Nos veremos obligadoa a revisar la escala y la calidad del apoyo sanitario prestado en el noroeste de Siria y no podremos continuar proporcionando el volumen de respuesta actual que llega a las personas más vulnerables", destaca nuestra compañera. 

La respuesta humanitaria y médica de MSF ha sido posible gracias a la resolución transfronteriza que garantiza la disponibilidad de ayuda médica vital en el país.

Estamos presente en Siria desde 2011, pero desde finales de 2020, depende cada vez más de los convoyes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que cruzan al noroeste de Siria a través del corredor humanitario de Bab Al-Hawa, para transportar la ayuda médica de la ONG que es esencial en esta zona.

Desde 2016, hemos enviado 8.418 metros cúbicos (el equivalente a la capacidad de casi 3,5 piscinas olímpicas) de ayuda humanitaria al noroeste de Siria, tanto a través de canales humanitarios como comerciales, por un valor de más de 30 millones de euros.

El 99% de nuestro suministro utilizado en el noroeste de Siria pasa por el cruce fronterizo de Bab Al-Hawa.