Back to top
06.07.2022

Pedimos a la ONU que apruebe la resolución que permite la ayuda transfronteriza en el noroeste de Siria

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas vota mañana, 7 de julio, la resolución que mantiene abierto el único paso humanitario oficial hacia Siria y que expira el domingo.

-A A +A

Instamos al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a que renueve la resolución transfronteriza (RCSNU 2585) que expira el domingo 10 de julio para el suministro de ayuda humanitaria en el noroeste de Siria.

El 60% de las personas que viven en esta zona; más de la mitad, desplazados internos, corren el riesgo de perder el acceso a la ayuda humanitaria y médica que requieren si no se renueva la resolución.

En la actualidad, el paso fronterizo de Bab al Hawa, en la frontera entre Siria y Turquía, es el único punto de paso humanitario aprobado para entrar en el noroeste de Siria y corre el riesgo de cerrarse. Está previsto que la resolución se someta a votación mañana.

 

Mapa de los pasos fronterizos para la entrega de ayuda humanitaria (abiertos y cerrados) y de los pasos comerciales.

 

La no renovación de la resolución transfronteriza agravaría aún más la ya desesperada situación humanitaria en el noroeste de Siria. Según la ONU, de los 4,4 millones de personas que viven en el noroeste del país, 4,1 millones necesitan ayuda humanitaria y 3,1 millones requieren asistencia sanitaria. El acceso a la atención médica sigue siendo difícil debido a la inseguridad, la distancia al centro de salud y el coste de los servicios o el transporte. Cada mes, las operaciones transfronterizas ayudan a 2,4 millones de personas.

"La amenaza siempre latente de la no renovación de la resolución transfronteriza pende como una espada de Damocles sobre la población del noroeste de Siria, con el telón de fondo de unas necesidades humanitarias y médicas abrumadoras y una grave crisis económica", alerta Claire San Filippo, nuestra coordinadora general para Siria. "El Consejo de Seguridad de la ONU debe renovar unas operaciones transfronterizas que son vitales. Si se corta esta línea de vida, el acceso a los alimentos básicos, al agua y a la atención sanitaria de millones de personas se reducirá drásticamente. Esto provocará muertes evitables", añade San Filippo.

En 2021, más del 99% de nuestros suministros humanitarios en el noroeste de Siria se enviaron a través de Bab al Hawa. Si no se renueva la resolución, la mayoría de los hospitales y centros de salud perderán los suministros médicos necesarios para operar, y las vidas de los pacientes se pondrá en riesgo. MSF nos veremos obligados a revisar la escala y la calidad del apoyo sanitario prestado en el noroeste de Siria y ya no podrá proporcionar el volumen de respuesta actual.

Once años de conflicto, la pandemia de COVID-19, el empeoramiento de la crisis económica, las sanciones y los efectos de la guerra en Ucrania sobre el precio de los alimentos y el combustible, han empeorado aún más las condiciones de vida de la población en Siria. Según Naciones Unidas, más de 14,6 millones de personas necesitan ayuda humanitaria, lo que supone un aumento de 1,2 millones respecto a 2021. Los costes de la cesta de alimentos se están disparando, registrando el precio medio más alto jamás alcanzado desde que se inició el seguimiento en 2013. El 90% de la población está por debajo del umbral de la pobreza.

El envío de ayuda a través del paso fronterizo de Bab al Hawa sigue siendo la forma más rápida, eficaz, transparente y económica de que la ayuda humanitaria cruce al noroeste de Siria. Actualmente no existe ninguna alternativa viable a este mecanismo.

Hacemos un llamamiento a los miembros permanentes y no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU para que renueven la resolución transfronteriza de la RCSNU2585 para el suministro de ayuda humanitaria a través de Bab al Hawa hacia el noroeste de Siria.