Back to top
09.08.2022

Somalia: Vacunamos a cien mil niños y niñas en medio de uno de los brotes de sarampión más grandes del mundo

Somalia y Somalilandia se enfrentan a uno de los mayores brotes de sarampión del mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Nuestros equipos han atendido a más de 7.000 pacientes con sarampión desde principios de año.

-A A +A

Aunque el sarampión es endémico en Somalia y Somalilandia y se han realizado varias campañas de vacunación, los brotes continúan sin cesar. El número de niños y niñas con sarampión en los centros de salud apoyados por Médicos Sin Fronteras sigue aumentando, afectando cada vez más a los mayores de cinco años.  

Una multitud de mujeres, niños, niñas y líderes locales se reúnen bajo un gran árbol de hojas verdes en Burao, Somalilandia, que ofrece un respiro del sol abrasador en el campo de personas desplazadas de Aqil Yare.  

Años consecutivos de temporadas de lluvias por debajo del promedio han provocado desplazamientos y falta de acceso a agua potable y saneamiento, creando las condiciones ideales para el que surjan brotes de enfermedades infecciosas. 

Vacunación de sarampión en el campo de desplazados de Aquil Yare, Burao, Somalilandia

Las personas acudieron a la campaña de vacunación, que está programada para realizarse en su barrio. Entre ellas se encuentra Hiis Ali, madre de un hijo que sobrevivió a duras penas al brote de sarampión que se está cobrando la vida de muchos niños y niñas en esta región.  

“Me enteré de que los niños no vacunados pueden contraer sarampión fácilmente. Mi hijo no estaba vacunado, y contrajo sarampión. Tuvo fiebre alta pero, por suerte, sobrevivió. Otros niños del campamento también han tenido enfermedades muy graves”, dice. 

Cuando Hiis se enteró de que los equipos de Médicos Sin Fronteras estaban vacunando a los niños y niñas contra el sarampión, se mostró ansiosa por proteger a sus dos hijos más pequeños de esta enfermedad altamente contagiosa y mortal. 

El tratamiento del sarampión y el establecimiento de campañas de vacunación en Somalia y Somalilandia es un gran desafío, porque tanto las personas desplazadas como las propias comunidades viven en áreas remotas y de difícil acceso. Además, la mayoría de las familias numerosas viven bajo un mismo techo en campos abarrotados, creando unas condiciones perfectas para la rápida propagación de la enfermedad. 

 

Una respuesta inmediata de MSF en Somalilandia 

En mayo de este año nuestros equipos establecieron centros de atención para pacientes con sarampión en Somalilandia. Es un total de 110 camas en dos salas de aislamiento en Hargeisa y Burao, en un esfuerzo por brindar atención médica a los niños y niñas con complicaciones causadas por esta enfermedad 

Nuestros equipos han estado atendiendo a un gran número de pacientes con sarampión en ambas poblaciones y han tratado a más de 1.250 pacientes hasta mediados de julio. De igual manera, habilitamos la gestión de pacientes con sarampión en el Hospital General Las Anod. Desde febrero, nuestros equipos trataron a 780 pacientes con la enfermedad en este hospital, en su mayoría, niños y niñas. 

 

Un grupo de padres llevan a sus hijos a que sean vacunados contra el sarampión en Burao, Somalilandia.

Además, hemos puesto en marcha campaña de vacunación masiva realizada en colaboración con el Ministerio de Desarrollo de la Salud (MoHD) de Somalilandia en los distritos de Burao y Oodweyne. También donamos vacunas a las autoridades sanitarias para realizar campañas  contra el sarampión en Aynabo y Buuhoodle. 

La campaña de vacunación contra el sarampión llegó a 106.000 niños y niñas menores de cinco años en Somalilandia en el mes de julio, cubriendo a personas desplazadas y comunidades de acogida. Este número representa el 86 por ciento del grupo objetivo, y la convierte en una de las mayores campañas de sarampión jamás registradas en la región, según el MoHD. 

“Hay una baja cobertura de vacunación en Somalia y Somalilandia. Es un desafío realizar las inmunizaciones porque las personas están dispersas y la logística para lograrlo es compleja”, dice Mohammed Musoke, director médico de MSF. “Nuestros equipos tienen que ir casa por casa. Algunas están alejadas entre ellas, y la mayor parte de la gente se ha ido, por lo que no están en un solo lugar”, concluye.

Desde principios de año, MSF ha pedido a las autoridades sanitarias y a sus socios en Somalilandia que implementen con urgencia una campaña de vacunación reactiva de amplia cobertura, al igual que vacunas de rutina contra el sarampión mejoradas para niños y niñas, en un esfuerzo para frenar la transmisión de las infecciones y reducir la mortalidad por la enfermedad.

Continuaremos apoyando a las autoridades de salud y socios en la vigilancia del sarampión y alertaremos al MoHD cuando veamos picos inusuales. Nuestros equipos también continuarán brindando apoyo médico, tanto de suministros como de personal, para garantizar el manejo oportuno y adecuado de los pacientes.