Back to top
02.02.2007

Sri Lanka: MSF abre tres proyectos quirúrgicos en medio de una violencia continuada

Gwenola François, coordinadora de terreno de MSF en Point Pedro, Sri Lanka, relata la situación desde su llegada en diciembre de 2006<br />

-A A +A

A lo largo de 2006, el conflicto armado en Sri Lanka ha provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas y la huida a India de por lo menos 15.000. Durante los últimos nueve meses, Médicos Sin Fronteras ha estado luchando para proporcionar asistencia médica a la población que vive en las zonas afectadas por el conflicto en el país. En julio de 2006 MSF abrió un programa médico en el Hospital de Point Pedro al norte del país, pero la organización se vio obligada a cerrar dos meses más tarde debido a problemas de visado y falsas acusaciones contra MSF en los medios. MSF ha sido por fin autorizada a regresar al norte del país, y la organización ha enviado a tres equipos quirúrgicos a los hospitales de Point Pedro, Vavuniya y Mannar.

¿Qué está haciendo MSF actualmente en el hospital de Point Pedro?
Cuando regresamos al hospital de Point Pedro el 21 de diciembre no había cirujano, ni anestesista, ni médico de urgencias, y todo esto con una población de 150.000 personas en una zona de conflicto armado. El personal del hospital estaba esperando nuestra llegada y pudimos empezar las intervenciones quirúrgicas al día siguiente. De momento, nuestro cirujano ha practicado 40 intervenciones, la mayoría urgencias, así como otras tantas intervenciones menores. Nuestro anestesista también trabaja con el equipo del hospital en la sala de ginecología y obstetricia donde se han practicado 50 intervenciones, en su mayoría cesáreas, desde que llegamos. Nuestras dos prioridades en el hospital justo ahora son contratar a un médico para la unidad de urgencias e instalar las dos máquinas de oxígeno. De esta forma, podremos reducir el número de referencias al hospital de Jaffna que aunque no está lejos de Point Pedro, siempre representa un riesgo para el paciente. Las referencias son también más difíciles de organizar por la noche debido al toque de queda, y puede resultar complicado si la situación de seguridad se deteriora.

¿Qué condiciones reinan en general en la península de Jaffna?

La península está asilada del resto del país desde el año pasado cuando la principal carretera se cerró debido al conflicto. Alrededor de 500.000 personas viven en este enclave, muchas de ellas apenas sin recursos porque el comercio por tierra ya no es posible. El acceso a la península sólo es posible por aire y mar, por lo que la mayoría de suministros llegan en barco, pero esto puede tardar varios meses. Si hay retrasos en el suministro de alimentos u otros artículos básicos entonces la situación puede deteriorase rápidamente para la población. El grado de violencia en la península es también muy elevado. Los enfrentamientos entre las fuerzas del gobierno y los Tigres de Liberación Tamiles, así como asesinatos y ataques con granadas han provocado la huida de muchas personas. Como resultado de ello, muchos especialistas médicos han huido a Colombo mientras que otros no quieren venir a la península a sustituirles. Por ejemplo, solamente hay un pediatra en toda la península para cerca de un millón de personas.

¿Cómo ha evolucionado la situación desde octubre cuando MSF estaba en Point Pedro?
Antes de que MSF se fuese en octubre de 2006, hubo intensos combates en Point Pedro y sus alrededores. Todavía hay incidentes como explosiones de granadas y minas, o asesinatos. Todo el mundo tiene que estar en casa cuando empieza el toque de queda a las cinco o las siete de la tarde depende del día. Por lo que todas las tiendas cierran hacia las tres. Por otra parte, la situación alimentaria ha mejorado estas últimas semanas, porque hace poco han llegado a Point Pedro algunos barcos con alimentos básicos como lentejas, arroz y patatas. Durante dos meses no ha habido patatas en la península, hasta el punto que éste se había convertido en tema de conversación. La llegada de más alimentos ha hecho que bajen los precios en el mercado, porque antes todo estaba muy caro. Esto puede durar algunos días hasta que las reservas empiecen a escasear y las provisiones vuelvan a deteriorarse. En términos generales, la situación de calma relativa en Point Pedro puede cambiar muy pero que muy rápidamente. La semana pasada hubo enfrentamientos en el puerto de Point Pedro, a consecuencia de los cuales murió una madre y sus dos hijos resultaron heridos. Por lo que la situación es muy frágil para la población. Hasta que el alto el fuego no sea duradero pienso que nuestro trabajo será absolutamente necesario aquí a fin de proporcionar atención médica especializada para una población que está atravesando una crisis muy difícil.

Comentarios