Back to top
27.05.2011

Sudán: ciudades desiertas y miles de personas huyendo para salvar sus vidas en Abyei

Tras los violentos enfrentamientos de los últimos días en la disputada región sudanesa de Abyei, y con una situación de seguridad cada vez más deteriorada, los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) luchan para dar asistencia urgente a la población.

-A A +A

Tras las violentas refriegas que empezaron la noche del viernes 20 de mayo en la región sudanesa de Abyei, ciudades enteras han quedado vacías y miles de personas han abandonado sus hogares prácticamente con lo puesto. Además, ahora que la época de lluvias ha empezado, las condiciones climatológicas son particularmente duras y los caminos se han convertido en auténticos lodazales.


“Hemos sido testigos de movimientos masivos de personas abandonando la ciudad de Agok rumbo al sur, especialmente en la noche del lunes”, declara el coordinador general de MSF Raphael Gorgeu. “Hemos visto a miles de personas, principalmente mujeres y niños, cargando con bolsas sobre sus cabezas o sentadas en esteras al borde de los caminos, exhaustas tras horas de viaje. Las poblaciones tanto de la ciudad de Abyei como la de Agok se han visto obligadas a desplazarse y ahora se encuentran esparcidas por distintas zonas cerca de Turalei y de Mayen-Abun, así como en la carretera que lleva de Abyei a Agok”.


En un ambiente de inseguridad cada vez más acusado y con una situación que sigue siendo extremadamente volátil, el personal de MSF está respondiendo a las consecuencias de los enfrentamientos y asiste a los desplazados durante su huida. “Nuestros equipos se han desplegado por las carreteras y caminos entre Turalei y Agok, donde hay personas desplazadas”, explica Gorgeu. “Hay muchos niños con signos graves de deshidratación y estamos tremendamente alarmados por las duras condiciones que los desplazados tienen que soportar durante su huida. Su estado de salud puede deteriorarse muy rápido si no reciben asistencia de inmediato. Nuestros esfuerzos están orientados a prestar asistencia de forma efectiva y oportuna a todo aquel que lo necesite”.


El sábado pasado, la ciudad de Abyei quedó totalmente vacía después de que sus habitantes abandonaran sus hogares. Por esta razón, MSF suspendió todas sus actividades de atención primaria de salud en la ciudad, mientras que el hospital de la organización en Agok, 40 kilómetros al sur de Abyei, recibió en las horas siguientes a 50 personas que habían resultado heridas en los enfrentamientos.


En el hospital de Agok se abrió de inmediato un punto de rehidratación y, una vez atendidas las urgencias más importantes, se dio de alta a la mayoría de los pacientes ingresados, proporcionándoles raciones de alimentos preparados para dos semanas. A día de hoy el hospital sigue ofreciendo servicios asistenciales básicos a la población y se ha abierto una base en Turalei, donde se está prestando apoyo a las actividades quirúrgicas del centro de salud de la zona. Asimismo, se han enviado suministros médicos y artículos de primera necesidad como material de abrigo, mosquiteras, jabón y lonas de plástico.


 


 

 


Médicos Sin Fronteras (MSF) ha estado proporcionando asistencia médico-humanitaria en Sudán desde 1979. Sus equipos gestionan actualmente 27 proyectos en 13 estados del país.


 


La organización ha estado trabajando en la región de Abyei desde 2006, ofreciendo servicios de atención primaria de salud en la ciudad de Abyei, entre los que se incluyen controles prenatales y tratamiento de la desnutrición. En 2010, el equipo de la organización en la ciudad realizó 18.534 consultas externas.


Los partos y los casos más graves se refieren al hospital de MSF en Agok, donde la organización dispensa servicios entre los que se incluyen cirugía, maternidad, atención hospitalaria y ambulatoria, pediatría, tratamiento de la tuberculosis y nutrición terapéutica para niños. Sólo en Agok, donde el pasado mes de enero se abrió un quirófano completamente operativo, se realizaron 31.199 consultas externas en el año 2010.

Comentarios