Back to top
13.01.2011

Sudán: “Cualquiera que sea el resultado del referéndum, el acceso a la salud sigue siendo una prioridad absoluta en Abyei”

Mientras el mundo entero se interesa por la situación política en Sur Sudán con motivo del referéndum de autodeterminación, la región está en medio de una crisis médica y humanitaria.

-A A +A

Más del 75% de la población no tiene acceso a los servicios básicos de salud. A su regreso de Abyei y Agok, Laurent Ligozat, director encargado de operaciones, comparte sus impresiones.

 

 ¿Por qué decidió MSF intervenir en Abyei y Agok?

Cuando llegamos allí en abril de 2006, sabíamos que podríamos ayudar dadas las necesidades y la posibilidad de tratar a víctimas de la violencia. En mayo de 2008 la población de Abyei huyó tras los enfrentamientos entre el Ejército Popular de Liberación de Sudán y las fuerzas armadas del país. Con miles de personas desplazadas, MSF se dirigió a Agok –una ciudad más al sur-, donde instalamos un hospital con capacidad de 80 camas y una unidad de operaciones, donde tratamos docenas de heridos de guerra. En Abyei hay una clínica de MSF que está abierta durante el día y ofrece servicios básicos y ambulatorios de salud. MSF puede incrementar su presencia en Abyei, dependiendo de lo que suceda en el futuro.

En 2010, los equipos que supervisaron estos dos proyectos llevaron a cabo 31.199 consultas ambulatorias, atendieron a más de 6.189 mujeres embarazadas en consultas de atención prenatal, y trataron a más de 18.040 niños con desnutrición en las instalaciones sanitarias de MSF.

 

¿Qué tipo de atención ofrecen los equipos de MSF?

MSF ofrece atención básica, esencial y gratuita a la población porque los servicios de salud en la región de Abyei son limitados e inciertos. El hospital administrado por el Ministerio de Salud trabaja con poco personal médico y paramédico entrenado y tiene un suministro insuficiente de medicamentos. Como suele ser común en situaciones similares, las mujeres y los niños son los primeros afectados. Las tasas de mortalidad materna e infantil durante el parto son terribles.

La intervención de MSF -que trajo personal formado, medicinas de calidad y atención primaria y secundaria gratuita- tuvo un impacto en los grupos de población más vulnerables. En Abyei y Agok MSF suministra servicios de atención en maternidad, pediatría y medicina general. También tratamos a niños menores de cinco años con desnutrición.

En la región de Abyei, un área disputada por el norte y el sur, la población está en primera línea de frente. Nuestros equipos sobre el terreno implementan actualmente la preparación de planes de emergencia para responder tanto al gran número de heridos como a los desplazamientos de población. Cualquiera que sea el resultado del referéndum, el acceso a la salud sigue siendo una prioridad en Abyei.

 

¿Cómo evaluarías la situación médica y humanitaria en Sur Sudán?

Sur Sudán ha enfrentado durante muchos años una crisis médica y humanitaria caracterizada por una ausencia significativa de acceso a la atención sanitaria, desnutrición crónica, epidemias regulares y otras prevenibles, e inseguridad, que ha obligado a la población a desplazarse. Sur Sudán está saliendo de 40 años de conflicto prácticamente ininterrumpidos. En este contexto, los sudaneses mueren de malaria, infecciones respiratorias o diarrea, enfermedades todas que se curarían fácilmente si el acceso a la salud no fuera tan difícil.

Nuestros equipos intentan responder de la mejor manera posible a las necesidades más urgentes de la población, tanto si son alimentarias, como de refugio o de atención médica. El retorno con motivo del referéndum de decenas de miles de personas de Sur Sudán que estaban refugiadas en el norte o en los países vecinos, es también motivo de preocupación. Estas personas van a estar expuestas a enfermedades que son endémicas en Sur Sudán, como la malaria, el sarampión, la meningitis y la tuberculosis. Gestionar el retorno de estos desplazados será un reto adicional para esta región, donde recursos como el agua potable, los alimentos y la atención médica ya eran muy limitados.

Finalmente, no podemos olvidarnos de la inseguridad, que está siempre presente en Sur Sudán. En 2010 la violencia causó más de 900 muertes y 215.000 personas se vieron obligadas a desplazarse.

 

¿Cuál es la situación en Abyei y Agok?

La incertidumbre reina en la región de Abyei. La población tiene que decidir si se une al Norte o al Sur de Sudán en un referéndum de secesión. En este contexto, la tensión es alta entre las étnias Dinka Ngok y Misseriya.

MSF instaló hace pocas semanas una base de apoyo en Turalei, ubicada a dos horas en carretera del sur de Agok. Los suministros quirúrgicos están siendo puestos a punto y el equipo está listo para dirigirse allí. También reclutamos médicos, cirujanos y anestesiólogos. En caso de presentarse desplazamientos de población, también se han alistado tiendas, suministros básicos y equipos de transporte y purificación de agua.

 

¿Qué han observado los equipos de MSF en la zona?

Por el momento la situación es de calma. Sin embargo, nuestros equipos en Abyei están viendo vehículos llenos de retornados con sus pertenencias. Decenas de miles de personas vuelven desde sus hogares en Sur Sudán. Algunas de esas personas están recibiendo ayuda de oficiales sursudaneses, quienes organizan su retorno y les ayudan cuando llegan. Muchos de ellos nacieron en Jartum y jamás han pisado Sur Sudán.

Cerca de 10.000 personas ya han vuelto a la región de Abyei, pero muchos de los retornados continúan dirigiéndose hacia el sur en dirección a sus pueblos, especialmente al estado norteño de Bahr el Ghazal, a Warrap, e incluso a la ciudad de Juba.

Desde que el acuerdo de paz fuera firmado en 2005, la ciudad de Juba –que se convertiría en la capital de Sur Sudán en caso de que la independencia fuera una realidad- ha pasado de estar habitada por 150.000 personas a las actuales 600.000. Hay mucha incertidumbre. Insuficientemente equipados y carentes de personal calificado, los dos únicos hospitales civiles de la ciudad son incapaces de cubrir las necesidades de la población. La situación será aún más grave, ya que los nuevos residentes de Juba –que emigraron del campo o regresaron del Norte de Sudán, son pobres. Actualmente, esta población no tiene acceso a los servicios de salud. MSF examina la posibilidad de abrir una nueva instalación médica.

 

¿Cómo ven a MSF las diferentes comunidades de Abyei?

Ahora mismo la tensión entre las comunidades es tal, que ya no podemos acceder a la zona norte de Abyei con nuestras clínicas móviles. Nuestra preocupación constante es suministrar atención básica a todas las comunidades de la región.

Dada la situación, el rol de MSF es crucial: proveer ayuda y atención médica a los sudaneses que la necesitan, además de promover la acción humanitaria independiente. Es esencial mantener nuestra independencia frente a todas las partes en conflicto, para tener acceso a la población civil más vulnerable, sin importar su origen.

MSF trabaja desde 1979 en Sudán, suministrando a la población ayuda médica y humanitaria de emergencia. MSF supervisa actualmente 27 proyectos en 13 estados sudaneses. La organización ofrece gran cantidad de servicios y lleva a cabo multitud de programas: atención médica de primer y segundo nivel, respuesta de emergencia, ayuda nutricional, salud reproductiva, tratamiento del kala azar, y atención psicológica, quirúrgica, pediátrica y obstétrica.

Comentarios