Back to top
29.08.2022

Sudán: personas sin atención médica corren un alto riesgo de desnutrición y enfermedades en Omdurman

“Para asegurarnos de que mis hijos recibieran el tratamiento que necesitaban, salimos de nuestra casa a las 5 de la madrugada, a pie. Llegamos aquí a las 9 de la mañana. Cuando llegué a la clínica, tuve que priorizar a mi hijo mayor porque no come ni bebe”, explica Agnes, madre de uno de nuestros pacientes.

-A A +A

“Tengo dos hijos que están muy enfermos. Uno tiene 10 meses. Tiene dificultad para respirar y tiene mucha fiebre. Mi otro hijo tiene 4 años y se niega a comer”, dice Agnes*, en nuestra clínica cerca de la ciudad de Omdurman, en Sudán.

“Usé medicina tradicional como hojas de aloe vera y té para aliviar la fiebre y ayudar a que mi hijo respire, porque no tengo dinero para medicamentos”.

Las recientes crisis políticas y económicas en Sudán han dado lugar a una alta inflación, lo que dificulta que las personas puedan pagar artículos esenciales. Según la última actualización del Programa Mundial de Alimentos de junio de 2022, el precio de la cesta de alimentos local en Sudán aumentó un 57,8 % desde principios de 2022.

Durante décadas, la situación difícil para muchas personas en Sudán también se ha visto agravada por la sequía y el conflicto. Como resultado, personas de diferentes estados de Sudán, así como refugiados de países vecinos, se han mudado a Omdurman, en el estado de Jartum, para acceder a servicios básicos como atención médica cerca de la capital.

“Para asegurarnos de que mis hijos recibieran el tratamiento que necesitaban, salimos de nuestra casa a las 5 de la madrugada, a pie. Llegamos aquí a las 9 de la mañana. Cuando llegué a la clínica, tuve que priorizar a mi hijo mayor porque no come ni bebe”, dice Agnes.

Además de los altos niveles de desnutrición, nuestros equipos también han sido testigos de la propagación de enfermedades, como infecciones del tracto respiratorio, diarrea aguda, enfermedades de la piel y los ojos y enfermedades tropicales desatendidas.

Desde 2020, brindamos atención médica general a las personas más vulnerables cerca de la ciudad de Omdurman, en el estado de Jartum. Nuestros equipos móviles están trabajando en cuatro ubicaciones: área abierta de Nivasha, campamento de Nivasha, Bloque 48 y Hamashkoreb, brindando atención médica preventiva y curativa a niños menores de 15 años, vacunas y atención médica reproductiva para mujeres.

Los habitantes de la localidad de Umbada, donde la mayoría de las casas de la zona están construidas con barro, viven en condiciones muy duras y tienen dificultades para acceder al agua potable y al saneamiento. También enfrentan múltiples obstáculos para acceder a los servicios básicos, desde una infraestructura vial deficiente, acceso limitado al transporte y oportunidades laborales, que también resultan en la exclusión de la atención médica. Los servicios de salud no son accesibles ni asequibles y, a menudo, son de mala calidad.

“La crisis política y económica ha deteriorado aún más las necesidades humanitarias, cuando miras a tu alrededor, las necesidades agudas están en todas partes y las brechas en el estado de Jartum aún no se han superado”, comenta Atsuhiko Ochiai, nuestro coordinador general en el país.

“La mayoría de las familias que viven en el área apenas pueden comprar alimentos, y mucho menos medicamentos. La gente puede morir en casa si se enferma", dice Mohamed Abdulá, uno de los residentes del área de Nivasha, Omdurman.

En medio de la propagación de enfermedades prevenibles como la diarrea y enfermedades tropicales como la malaria durante la temporada de lluvias, realizamos actividades diarias de promoción de la salud con los pacientes de la zona. Nuestros equipos están concienciando sobre la importancia de las prácticas de higiene para evitar la transmisión de enfermedades, así como la importancia de la vacunación de los niños y niñas.

“Vemos que las personas aquí están interesadas en saber más sobre diferentes temas de salud a través de su interacción y preguntas durante las sesiones que realizamos. Esto nos hace más decididos a transmitir los mensajes correctos y contribuir a contener enfermedades y ayudar a la comunidad”, dice Fatima Az Zahara Abdulrahman, nuestra promotora de salud en el proyecto de Omdurman.

Nuestros equipos también están brindando control de prevención de infecciones , así como apoyo de agua y saneamiento a los centros de atención médica en la localidad de Umbada. Además, hemos iniciado la integración de las actividades de nutrición en estas clínicas.

*Nombre cambiado para proteger la identidad.

Trabajamos en Sudán desde 1978 y, en la actualidad, llevamos a cabo proyectos en los estados de Jartum, Gedaref, Nilo Azul, Darfur Occidental, Darfur Central, Darfur Meridional y Kassala, con equipos de emergencia lanzando respuestas en otras áreas según sea necesario.