Back to top
05.05.2021

La COVID-19 añade más presión al sobrecargado sistema de salud de Gaza

Gaza se enfrenta ahora a un aumento preocupante del número de personas con COVID-19, con más de 1.000 casos reportados cada día y un aumento alarmante de infecciones entre los trabajadores de la salud. Esta segunda ola supera a la primera en gravedad y los hospitales tienen dificultades por hacerle frente.

-A A +A

Gaza se enfrenta actualmente a un aumento preocupante del número de personas con COVID-19. Entre marzo y abril, las infecciones por COVID-19 han aumentado a un ritmo excepcional, de menos de 1.000 casos reportados a la semana a más de 1.000 reportados cada día, con un aumento alarmante de infecciones entre los trabajadores de la salud. Esta segunda ola ya ha superado a la primera en gravedad y en número de personas infectadas, y los hospitales tienen dificultades por hacerle frente.

El prolongado bloqueo económico de Israel ha paralizado el sistema de salud de Gaza, privándolo de los recursos necesarios para hacer frente a los brotes de enfermedades de cualquier tipo, en particular algo tan grave como la COVID-19. Gaza representa ahora más del 60 % de todos los casos activos de COVID-19 en los Territorios Palestinos Ocupados. Solo alrededor del 5 % de los palestinos se habían vacunado a finales de abril, y muchos trabajadores de la salud ni siquiera habían recibido su primera dosis de la vacuna.

El aumento de pacientes con COVID-19 en Gaza ha sido impulsado por la variante detectada en el Reino Unido más grave, la B.1.1.7. Esta variante, altamente contagiosa, arrasó Cisjordania a principios de este año, sobrecargando los hospitales. A pesar de que ya se había previsto un aumento de casos en Gaza después de la situación en Cisjordania, montar una respuesta eficaz a la pandemia sigue siendo muy complicado contando con recursos son tan escasos.
 

La desigualdad de la COVID-19: Israel y los territorios palestinos ocupados

Apoyo a las autoridades sanitarias locales en Gaza

Desde que COVID-19 llegó por primera vez a los Territorios Palestinos Ocupados, estamos apoyando instalaciones médicas clave y unidades de cuidados intensivos en Gaza. Además, hemos brindado asesoramiento técnico y capacitación práctica en prevención y control de infecciones, incluida la gestión adecuada de desechos y los procesos de limpieza, la terapia de oxígeno, cómo usar correctamente los equipos de protección individual (EPI). También hemos donado medicamentos esenciales, EPI, equipos y material médico como, por ejemplo, máscaras de oxígeno.

“La implementación de medidas de prevención y control de la infección por COVID-19 es un gran desafío en las estructuras médicas. La crisis sigue y el personal reubicado en los departamentos de COVID-19 necesita más apoyo y capacitación”, afirma Rachelle Seguin, nuestra coordinadora médica en Gaza. “Las autoridades sanitarias han aumentado la capacidad de camas de COVID-19 en nueve hospitales para adultos y en dos hospitales para niños. Paralelamente, estamos ampliando nuestro apoyo para aliviar la creciente presión sobre un sistema de salud ya sobrecargado. Además, la tasa de vacunación entre los trabajadores de la salud en Gaza sigue siendo baja: aproximadamente menos de la mitad ha sido vacunado, y la desinformación acerca de la COVID-19 y las dudas sobre la vacuna han sido importantes retos para responder a esta crisis”.

Para ayudar a combatir la desinformación sobre el COVID-19, llevamos a cabo una campaña en Facebook, donde compartimos mensajes de salud precisos sobre la COVID-19 en toda Gaza, llegando a casi un millón de personas en abril. Estos mensajes incluyen información sobre vacunas, medidas de prevención e instrucciones sobre dónde acudir cuando se presentan síntomas. La campaña también nos brinda la oportunidad de comunicarnos directamente a través de Facebook Messenger, utilizando conversaciones individuales para abordar preguntas específicas.
 

Rami Abu Yasser, supervisor de MSF en el quirófano del hospital de Al Awda, en Gaza.

Mantener los servicios de salud esenciales es fundamental

La pandemia de la COVID-19 ha afectado a nuestra capacidad para brindar atención esencial a los pacientes que se benefician de sus actividades habituales. Por ejemplo, ha reducido el número pacientes pueden someterse a cirugía, empeorando su situación y extendiendo su ya largo e incierto camino hacia la recuperación. Nos hemos visto forzados a adaptar nuestras actividades habituales y reducir nuestros servicios no urgentes para reforzar las medidas de prevención y control de infecciones en nuestras instalaciones y liberar camas para pacientes con COVID-19 en algunos de los hospitales donde trabajamos.

En Médicos Sin Fronteras proporcionamos asistencia quirúrgica y posquirúrgica a víctimas de quemaduras y traumatismos en Gaza desde hace casi 15 años. En 2018, comenzamos a ofrecer cirugía reconstructiva y ortopédica, cambios de vendajes, fisioterapia, educación sanitaria y apoyo psicosocial a miles de habitantes de Gaza heridos en las protestas de la Gran Marcha del Retorno. Muchos tienen heridas complejas y graves que requieren varias intervenciones quirúrgicas, tratamiento de infecciones y niveles intensos de seguimiento y rehabilitación. Nuestro proyecto es crucial ya que el sistema de salud local de Gaza está sobrecargado y sin fondos, y profundamente afectado por más de una década de bloqueo.