Back to top
04.03.2022

Ucrania: así intentamos acceder a las zonas más afectadas por los combates

Mientras aumenta el número de muertos y heridos en Ucrania y cientos de miles de personas buscan refugio en los países vecinos, nuestros equipos en los pasos fronterizos trabajan para llevar personal y equipos a las zonas más afectadas por la ofensiva militar rusa. Bérengère Guais, coordinadora adjunta de emergencias en París, nos explica los retos y dificultades de nuestro despliegue en Ucrania.

-A A +A

¿Cómo consigue MSF trabajar en Ucrania?
Estamos presentes en Ucrania desde hace muchos años para atender a las poblaciones afectadas por la tuberculosis y el VIH. Así que ya tenemos personal nacional e internacional sobre el terreno. Hoy, en el contexto del conflicto, hemos tenido que suspender estos programas y reorientar nuestras actividades para atender las necesidades médicas generadas por una ofensiva militar a gran escala. Estamos pasando de un proyecto médico rutinario a una intervención de emergencia. Por tanto, debemos adaptar nuestros recursos humanos y recurrir a especialistas en emergencias para poder trabajar con las poblaciones afectadas por el conflicto en las zonas más afectadas. En este momento, esta es nuestra prioridad.

¿Cuál es su principal reto?
A día de hoy, el reto más importante es la identificación de los puntos de acceso a las regiones más afectadas por los combates. Desde el lunes 28 de febrero, tenemos equipos en todos los países vecinos: Polonia, Moldavia, Rumanía, así como en Rusia y Bielorrusia. Debido a la caótica situación en las fronteras de Ucrania, con cientos de miles de personas huyendo de los combates, es difícil saber qué pasos fronterizos son los mejores para entrar en el país. Estamos intentando traer equipos y personal -incluidos cirujanos- para respaldar al personal que ya está sobre el terreno y ser operativos lo antes posible.

Desde el punto de vista logístico, ¿cómo están consiguiendo hacer llegar al país los equipos y los medicamentos?
Actualmente estamos preparando kits de equipos médicos y medicamentos desde nuestras bases logísticas, especialmente en Bruselas y Burdeos, que pasarán por los países vecinos antes de entrar en Ucrania. También estamos comprando bienes y materiales en Polonia para confeccionar botiquines para algunas asociaciones locales que ya nos han informado de algunas carencias en suministros esenciales.

Para recibir los pedidos dentro de Ucrania, estamos habilitando un espacio de almacenamiento en el oeste del país. En función de la evolución y las oportunidades, trataremos de crear almacenes de este tipo en otras zonas para ampliar nuestra capacidad de suministro.


¿Cómo se evalúan las necesidades sobre el terreno?
Las zonas de combate se mueven rápidamente, cambian cada hora. Es importante que conozcamos bien la dinámica de la ofensiva para evaluar las necesidades, pero también para no poner en riesgo a nuestros equipos. Tenemos personal de MSF en la capital, Kiev, y en varias ciudades clave como Zhitomir y Severo Donetsk, así como una red de personal de medicina en hospitales y centros de salud en múltiples lugares que nos están permitiendo empezar a construir una imagen de las necesidades. En concreto, estamos recopilando información sobre el número de personas heridas y de la capacidad de atención sobre el terreno, para poder elaborar una respuesta médica adecuada.

¿Hay puestos médicos equipados? ¿Cómo se asignan las personas heridas? ¿Es posible trasladar a los y las pacientes de un hospital a otro? ¿Con qué estructuras hospitalarias podríamos iniciar con rapidez las actividades, especialmente las quirúrgicas? Estas son nuestras principales preguntas y a las que intentamos dar respuestas fiables, claras y detalladas.

¿Qué apoyo están prestando a los refugiados en las zonas fronterizas?
Ya hemos donado artículos esenciales a un centro de acogida en Polonia y estamos trabajando para ampliar nuestra respuesta. Tenemos previsto desplegar apoyo médico y aumentar la distribución de mantas y kits de higiene. Pero ya estamos viendo mucha solidaridad local e internacional con las personas refugiadas, lo que significa que sus necesidades están bien cubiertas por el momento. Nuestra prioridad es, por tanto, atender las personas heridas a en Ucrania.