Back to top
17.03.2022

Ucrania: ayudamos a un importante hospital de Kiev ante un posible aumento de víctimas

Uno de nuestros equipos quirúrgicos ha formado y asesorado en afluencia masiva de víctimas al personal del hospital pediátrico Okhmatdyt, de 750 camas, uno de los más grandes de la capital ucraniana. Con toques de queda y alerta de bombas frecuentes, el personal habitual se ha reducido a un equipo de 200 personas.

Cirujano de MSF en el hospital de Okhmatdyt, Kiev
-A A +A

El domingo 13 y el lunes 14 de marzo de 2022, uno de nuestros equipos quirúrgicos brindó capacitación y asesoramiento sobre la afluencia masiva de víctimas al personal del hospital pediátrico Okhmatdyt, de 750 camas, uno de los el más grande en el centro de Kiev, la capital de Ucrania. Uno de nuestros cirujanos con experiencia en cirugía de guerra también ayudó en el quirófano y aconsejó a los cirujanos sobre los enfoques de la cirugía de traumatismos de guerra.

“Nuestro cirujano realizó una operación bastante delicada, e inmediatamente después vinieron los cirujanos del hospital y pidieron proactivamente que los capacitaran en esas técnicas”, explica Anja Wolz, nuestra coordinadora de emergencias en Ucrania. “La mayoría de los cirujanos de este hospital son especialistas, pero no tienen cirujanos de trauma. Por lo tanto, no han tenido experiencia en realizar un desbridamiento significativo [limpieza de heridas], que es esencial para las heridas de bala y metralla. Si una herida de bala o metralla no se trata rápida o correctamente, puede infectarse rápidamente y se requiere algo de experiencia para saber cómo abordar este tipo de cirugía, para garantizar que la herida se limpie de manera efectiva y cicatrice adecuadamente, y para evitar más infecciones”.

Con toques de queda, sirenas de alerta de bombas frecuentes y personal que se refugia en búnkeres y tiene dificultades para viajar al hospital, el personal habitual -unas 2.000 personas- se ha reducido a un equipo central de unas 200. El hospital ha dado de alta o remitido a otro lugar a la mayoría de los antiguos pacientes y los niveles de personal se sienten bien por el momento dado que el hospital se está configurando para estar listo para el tratamiento de personas con heridas traumáticas. Cuando nuestro equipo les visitó, el hospital recibía varios pacientes heridos al día. Con la expectativa de que aumentara el número de heridos, el personal deseaba beneficiarse de nuestra experiencia en medicina de guerra para estar mejor preparados de varias maneras:

-Víctimas en masa: el personal del hospital deseaba afinar sus planes de clasificación y organización en caso de una llegada simultánea de pacientes con traumatismos múltiples, también conocido como Plan de víctimas en masa (MCP, por sus siglas en inglés). Nuestro experto en emergencias en conflictos brindó capacitación en el aula sobre las mejores prácticas para los planes de víctimas masivas para 40 de los 200 empleados restantes del hospital. Nuestro equipo también aconsejó sobre cambios en los circuitos de flujo de pacientes en el hospital en caso de un gran número de víctimas.

-Cirugía traumatológica: la mayoría de los cirujanos del hospital son bastante especializados, por lo que nuestro cirujano vascular, con experiencia en conflictos, brindó capacitación para perfeccionar sus habilidades en cirugía y estabilización rápida de traumatismos que salvan vidas, como extracción de balas o metralla, prevención de hemorragias internas, limpieza de heridas y otros elementos esenciales de la cirugía traumatológica. Esto se hizo a través de un entrenamiento práctico mientras ayudaba en el quirófano.

-Suministros: el hospital solicitó asesoramiento sobre cómo gestionar sus líneas de suministro y la organización de los elementos básicos para poder gestionar un gran número de pacientes con traumatismos de guerra durante un período prolongado. Nuestro equipo evaluó la cantidad de suministros que tiene el hospital e hizo recomendaciones sobre el suministro continuo de elementos esenciales para traumas de guerra.

“Tenemos la intención, si es posible, de regresar pronto para aprovechar lo que pudimos hacer en la primera visita corta”, dice Wolz. “No hemos podido finalizar por completo el entrenamiento de víctimas en masa y hay más por hacer para ayudar a trazar las mejores vías para los pacientes en caso de llegada simultánea de un gran número de víctimas. También queremos seguir investigando las cadenas de suministro del hospital. Estas son algunas de las principales cosas que ha pedido el hospital. También nos gustaría ofrecer más formación práctica y asesoramiento a los cirujanos: formación práctica junto a la cama y en el quirófano”.