Back to top
22.08.2007

Uganda: MSF toma medidas tras dos casos de fiebre de Marburg

Los equipos trabajan en el seguimiento epidemiológico y la detección de posibles nuevos casos, aunque el brote parece estar bajo control

-A A +A

El 13 de julio, un hombre de 29 años moría en un hospital de Kampala, Uganda. Todos los signos clínicos que presentaba despertaron inmediatamente la preocupación del personal sanitario. Hacia finales de mes, el resultado positivo al análisis de fiebre hemorrágica de Margburg confirmó las sospechas.

Otro paciente de 21 años hospitalizado dio positivo a la misma prueba pero evolucionó favorablemente y fue dado de alta el 9 de julio. Desde entonces no se han detectado más casos. Ambos pacientes trabajaban en una mina situada en el distrito de Kamwenge (unos 250 kilómetros al oeste de Kampala).

Tras reportarse el primer caso, se formó un grupo operativo compuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Salud ugandés, el Centro para el Control de Enfermedades de Atlanta y MSF, entre otras organizaciones, con el objetivo de hacer el seguimiento de las personas que hubieran podido estar en contacto con los casos confirmados.

El periodo de incubación (el tiempo que transcurre desde que se contrae la enfermedad y la aparición de los primeros síntomas) se considera de un máximo de 21 días. Sin embargo, el grupo operativo decidió continuar el seguimiento y la búsqueda de eventuales nuevos casos el doble de este tiempo, 42 días, antes de declarar el brote por finalizado.

Se han dispuesto dos zonas de aislamiento, una en el hospital de Mulago en Kampala y otra en un centro de salud cerca de Kamwenge, donde se originaron los casos, y el personal sanitario en estas estructuras ha recibido formación para poder responder a este tipo de emergencia.

Experiencia previa

MSF ha estado monitorizando la situación basándose en su experiencia durante otras epidemias de Marburg anteriores. En Uige, Angola, en 2005, los equipos de MSF tuvieron que hacer frente a un enorme brote con unas tasas de mortalidad muy elevadas. El tratamiento que puede ofrecerse a los afectados es únicamente de apoyo y la mortalidad es elevada (50-90%). Los procedimientos de control de brotes de Marburg son efectivos en lo que respecta al control de su propagación.

Oficialmente se han reportado dos casos confirmados a nivel nacional (prueba de laboratorio positiva para fiebre hemorrágica de Marburg); de éstos, uno murió y el otro sobrevivió. De momento 202 contactos han sido objeto de seguimiento (105 en Kamwenge / Ibanda; 97 en Kampala / Kayunga).

Los equipos de MSF han dado apoyo al control y vigilancia de los posibles casos de Marburg en Kampala y Kamwenge.

En el hospital nacional de Mulago, situado en Kampala, MSF ha proporcionado asistencia técnica en el manejo de casos de potenciales “pacientes-alerta” que llegaron al hospital con síntomas parecidos a los del Marburg. No se han detectado más casos positivos hasta la fecha. Además, MSF ha proporcionado formación en la gestión integral de casos al personal principal en el hospital de Mulago.

En los distritos de Kamwenge e Ibanda, MSF ha organizado sesiones informativas en las estructuras de salud y suministrado material médico, medicamentos y otros artículos basándose en una estimación de una Unidad de Aislamiento para entre tres y cinco pacientes durante 25 días. En el Hospital Misionero de Ibanda y en uno de los centros de salud de Kicheche, MSF abrió una unidad de aislamiento con todos los medios necesarios para responder a las alertas.

MSF ha enviado cuatro trabajadores internacionales a prestar apoyo adicional a los equipos en el terreno y ha contratado a personal local. Asimismo MSF pagó a 18 miembros del personal del hospital central de Mulago en Kampala para que trabajasen en la unidad de aislamiento del 13 al 28 de agosto.

Fiebre hemorrágica de Marburg

La fiebre hemorrágica de Marburg es una enfermedad grave y mortífera causada por un virus de la misma familia que la fiebre hemorrágica del Ébola. Estos virus constituyen los patógenos más virulentos conocidos que pueden infectar a los seres humanos. Ambas enfermedades son poco frecuentes, pero pueden causar dramáticos brotes con elevadas tasas de mortalidad.

La enfermedad causada por el virus del Marburg empieza de forma abrupta, con cefaleas severas y malestar. Muchos pacientes desarrollan graves manifestaciones hemorrágicas entre cinco y siete días tras haber contraído la enfermedad y los casos mortales generalmente presentan alguna forma de hemorragia, a menudo en múltiples partes del organismo. No existe ninguna vacuna para combatir la enfermedad ni un tratamiento específico. Las tasas de mortalidad varían enormemente, del 25% en el primer brote que dio nombre a la fiebre en un laboratorio de la ciudad alemana de Marburg en 1967, a más del 80% en el brote de República Democrática del Congo entre 1998 y 2000, o incluso más en el brote que se produjo en Angola a finales de 2004.

MSF y las epidemias de Marburg

La respuesta de MSF comprende la apertura de unidades de aislamiento donde se presta asistencia a los pacientes, el control de la infección a nivel hospitalario y el refuerzo de las precauciones universales.

MSF también asiste en la detección de casos y la búsqueda de contactos, asegurando prácticas de entierro seguras, manteniendo los sistemas de agua y saneamiento, e incluyendo servicios de desinfección. Los equipos también realizan actividades educativas para la comunidad, así como análisis y control epidemiológico. MSF a veces abre unidades de emergencia adicionales entorno a las unidades de aislamiento.

Dada la naturaleza infecciosa de la enfermedad, los equipos de MSF tienen que llevar indumentaria biosegura. Esta vestimenta no sólo es incómoda sino que además suele atemorizar a la población. Esto hace que las actividades de MSF para sensibilizar a la comunidad adquieran todavía una mayor importancia.

Comentarios