Back to top
01.10.2010

Esta vez, perdimos. I Parte (por Anne Connelly)

-A A +A

Esta es la historia de una heroica acción médica. Una de esas situaciones en las que todo el mundo fuerza sus propios límites para llevar a cabo un plan asombroso que salve el día. Pero esta historia no termina en una recuperación milagrosa, sino en el cementerio que hay en la parte alta de la colina...

Desde el principio, la semana había comenzado movida en Djomo. En el hospital teníamos el doble de niños que de camas y, a pesar de que habíamos instalado dos tiendas temporales junto al edificio, estábamos inundados de pacientes. Nuestra enfermera recién llegada se estaba recuperando de una malaria y yo era la única expatriada disponible. Así que los días comenzaban temprano y terminaban bastante más tarde de la puesta de sol. De hecho, aquel viernes, a las 5 de la mañana ya estaba yo en la oficina. Mi ayudante estaba de vacaciones y el operador de radio también, por lo que ese día me tocaba hacer tres trabajos.

Sigue leyendo en la web de El mundo.

Comentarios