Back to top
03.05.2016

Yemen: el conflicto paraliza la ayuda humanitaria

Escasean los tratamientos básicos para enfermos crónicos

-A A +A

En Yemen, un año de guerra sin cuartel –entre los rebeldes hutíes y la coalición liderada por Arabia Saudí que apoya al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi– ha tenido un grave impacto en el ya frágil sistema de salud del país. La población, 26 millones de personas, con una de las rentas per cápita más bajas del mundo, sufre cada día enormes dificultades para conseguir atención médica. La violencia impide a menudo llegar a hospitales, clínicas y puestos de salud, e incluso cuando se consigue, los medicamentos y tratamientos de urgencia no están disponibles o el personal sanitario escasea, ya que muchos profesionales se han visto obligados a huir.

La guerra ha causado hasta el momento más de 3.000 muertos y más de 2,5 millones de desplazados, según datos de la ONU. Mercados, barrios, pozos y lugares de culto y de reunión han sido objeto de ataques, al igua que los hospitales (más de 130).

Pese a que tres de nuestros hospitales han quedado inutilizados total o parcialmente por los bombardeos (los de Haydan y Razé, en la provincia de Saada, y el de Al Huban, en Taiz), hemos reforzar nuestras actividades para intentar paliar el tremendo impacto que el conflicto está teniendo en la salud de la población.

En concreto, según están comprobando nuestros equipos, empiezan a escasear los tratamientos básicos para enfermos crónicos; estas personas necesitan medicación continuada para vivir con salud, e incluso para sobrevivir.

Por otra parte, en las últimas semanas hemos constatado una reducción del número de heridos en bombardeos que llegan a los hospitales, mientras que han aumentado los heridos por las minas y demás artefactos sin explotar que siembran el país.

En el último año, nuestros equipos han realizado más de 144.000 consultas (37.000 de ellas con personas heridas) y más de 15.000 cirugías, y han atendido más de 10.000 partos.

La crisis de Yemen es el ejemplo más reciente de la parálisis del sistema de ayuda humanitaria tradicional. En Yemen, la mayoría de las ONG internacionales se marcharon junto con las agencias de Naciones Unidas cuando la Coalición liderada por Arabia Saudí comenzó su ofensiva aérea en marzo de 2015; empezaron a regresar en junio, pero en su mayoría permanecen en sus bunkers en Saná, quedando así paralizada la asistencia humanitaria durante meses. Por su parte, las ONG locales dependen principalmente de los fondos de la ONU y los donantes internacionales, por lo que tienen muchas dificultades para seguir trabajando.

 

Yemen: Urgencias médicas en tiempos de guerra