Back to top
21.01.2016

Yemen: llegan suministros médicos a los hospitales de la ciudad sitiada de Taiz

Tras cinco meses de intensas negociaciones con las autoridades, Médicos Sin Fronteras (MSF), logró entrar el pasado sábado 16 de enero a la ciudad sitiada de Taiz, al sur de Yemen, con dos camiones cargados de suministros médicos esenciales.

-A A +A

Los puntos de acceso y los intensos enfrentamientos han impedido que la ayuda humanitaria llegue al enclave que se encuentra sitiado desde agosto. A partir de entonces, los hospitales en el área dejaron de recibir cualquier tipo de suministros médicos. La severa escasez provocó que el tratamiento de heridas y las cirugías fueran suspendidos en ocasiones.

“Estamos muy satisfechos de haber logrado la entrada de los suministros médicos a los hospitales en el área sitiada, porque permite  traten a un gran número de pacientes con heridas de guerra,” dice Karline Kleijer, coordinadora de emergencia de MSF en Yemen. “Estos suministros médicos esenciales —incluyendo tubos torácicos, anestésicos, sueros y antibióticos— ayudarán a la realización de cirugías vitales en los hospitales”, agregó Karline.

La población de Yemen que vive en condiciones de hacinamiento en esta área sitiada, cuetnaque la comida, el agua y el combustible se están volviendo increíblemente difíciles de conseguir, y que el precio de los artículos esenciales está incrementándose de forma drástica.

“Una gran parte de la población de Taiz está desplazada dentro de la ciudad”, dice Kleijer. “Están luchando cada día por sobrevivir, y conseguir el suficiente alimento y agua, debido al elevado costo de las necesidades básicas y la predominante violencia.”

Los bombardeos aéreos golpean a la ciudad de Taiz a diario, y los habitantes viven con miedo a los francotiradores, a las balas perdidas y a los proyectiles de mortero que están siendo usados de forma indiscriminada por ambas partes en conflicto.

Los heridos luchan por llegar a las clínicas y hospitales debido a los enfrentamientos, a las dificultades para cruzar las líneas de fuego y a la falta de transporte provocada por la escasez de combustible.

Taiz tenía 20 hospitales para su población de 600.000 habitantes; pero a día de hoy solo seis están funcionando parcialmente. La atención médica básica está siendo brindada principalmente por el personal médico en los hogares de los pacientes.

Además, las instalaciones médicas en Taiz y el resto del país están siendo blanco de guerra y han sido alcanzadas por bombardeos aéreos y tiroteos. Hace unos días, el pasado 10 de enero, el hospital Al Shiara, apoyado por MSF en Razeh, al norte de Yemen, fue impactado por un proyectil, dejando un saldo de seis muertos y 8 heridos.

“Durante la guerra la gente tiene derecho a la atención médica, impedir que la gente acceda a atención médica nunca debería ser utilizado como una herramienta militar. El que estos suministros esenciales hayan llegado al área sitiada es una buena noticia para la gente viviendo en el lugar,” dice Karline. “Pedimos a todas las partes involucradas en el conflicto que reduzcan el sufrimiento de las personas en Yemen y que permitan el acceso de suministros médicos y de los esenciales como alimento y combustible a todas las áreas severamente afectadas del país.”

En Yemen, MSF trabaja en las gobernaciones de Sa’ada, Adén, Sana’a, Al-Dhale’, Amran, Taíz, Hajja e Ibb. Desde principios de 2015 los equipos de MSF en Yemen recibieron a más de 88.000 pacientes en las salas de urgencias, trataron a 20.539 heridos de guerra, realizaron más de 11.000 intervenciones quirúrgicas, asistieron más de 5.000 partos y admitieron a más de 10.000 pacientes (tanto adultos como niños).