Back to top

Sudáfrica

En 2017, seguimos desarrollando nuevas estrategias de diagnóstico y tratamiento del VIH y la tuberculosis (TB); también atendimos a las víctimas de la violencia sexual y promovimos un mayor acceso a medicamentos vitales.

Mapa de proyectos MSF Sudáfrica
14.300 
pacientes con VIH
690 
pacientes con TB iniciaron tratamiento, incluyendo 280 con MDR-TB
330 
víctimas de violencia sexual
-A A +A

Distrito de King Cetshwayo, KwaZulu-Natal

Nuestro proyecto de VIH y TB de MSF en el distrito de King Cetshwayo siguió desarrollando estrategias innovadoras centradas en las comunidades para reducir la incidencia, gravedad y mortalidad de estas enfermedades.

Desde 2012, como parte de sus campañas de sensibilización sobre las pruebas de detección, realizamos cada año una media de 4.500 pruebas del VIH en más de 30 escuelas secundarias; esto no solo aumenta la cobertura de pruebas de VIH en el distrito, sino que también demuestra que es posible ofrecer servicios de salud sexual y reproductiva en los colegios.

En este distrito también se está descentralizando la atención a la tuberculosis resistente a los medicamentos (TB-DR), de modo que los pacientes puedan recibir el tratamiento más cerca de sus hogares. En un hospital del distrito, comenzamos a administrar a 126 pacientes un nuevo tratamiento para la TB-DR que incluye un nuevo medicamento, la bedaquilina. En Durban, la ciudad más grande de la provincia, lanzamos el ensayo clínico TB Practecal en asociación con la organización TB and HIV Investigative Network (Red para la Investigación sobre la TB y el VIH); este ensayo quiere definir un régimen de tratamiento más corto y efectivo para la TB-DR que no requiera que los pacientes se sometan a dolorosas inyecciones diarias y que tenga menos efectos secundarios debilitantes.

Khayelitsha, Cabo Occidental

El proyecto de Khayelitsha, cerca de Ciudad del Cabo, continuó desarrollando intervenciones innovadoras en la atención del VIH y la TB-DR, con el objetivo de influir en las políticas de salud locales, regionales, nacionales e internacionales.

El proyecto logró mejorar el acceso a los nuevos medicamentos para pacientes con TB-DR y se los proporcionó (solos o en combinaciones) a algunos de los mayores grupos de pacientes. Esto fue un factor determinante para la elección del proyecto como centro para el ensayo multicéntrico endTB, que busca revolucionar el tratamiento de las cepas de TB más resistentes. La principal intervención de apoyo a los pacientes del proyecto en 2017 se centró en los trastornos ligados al consumo de alcohol, el motivo más frecuente por el que los pacientes con TB-DR interrumpen el tratamiento. También se investigó la efectividad de la prueba oral autoadministrada como herramienta para aumentar el número de personas que conocen su estado de VIH.

Finalmente, en colaboración con la organización Mothers2Mothers, se realizaron pruebas piloto con clubes de apoyo posnatal para madres y bebés en centros de atención primaria; su objetivo es dar atención integral y prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo. No se registró ninguna transmisión 18 meses después de que las mujeres dieran a luz.

Rustenburg, Noroeste

En 2017, mantuvimos nuestro apoyo al Departamento de Salud provincial y ampliamos el acceso a la atención médica y psicosocial para las víctimas de violencia sexual en el distrito de Bojanala. El proyecto se ubica en la zona de las minas de platino, donde una de cada cuatro mujeres de entre 18 y 49 años ha sido víctima de una violación. Un total de 332 víctimas de violencia sexual fueron tratadas en tres centros de atención primaria que financiamos, los llamados ‘centros de atención Kgomotso’, donde se ofrece un paquete básico de atención médica, exámenes forenses y servicios psicosociales.

Con el objetivo de aumentar el número de pacientes que acceden a los servicios y son derivados a estos centros, desplegamos trabajadores sociales en una organización comunitaria y en una comisaría. Además, en dos centros de atención primaria, nuestro personal de enfermería colaboró en los servicios de salud sexual y reproductiva. Entre septiembre y diciembre, 428 mujeres se sometieron a interrupciones del embarazo en el primer trimestre en las instalaciones a las que damos apoyo.

También seguimos abogando por un mayor acceso a servicios integrales en centros de salud para víctimas de violencia sexual. En el informe 'Violencia no tratada: brechas críticas en la atención médica y clínica forense para las víctimas de violencia sexual en Sudáfrica', basado en una encuesta telefónica realizada en los centros designados para proporcionar atención a estas personas en todo el país, apuntamos que el 73% de ellos no tenían previstos o no tenían capacidad para ofrecer todos los servicios necesarios.

‘Cambiad las leyes de patentes’

La campaña ‘Fix the Patent Laws’ (‘Cambiad las leyes de patentes’), lanzada en 2011 con MSF como miembro fundador, es una coalición de 36 grupos de pacientes y organizaciones que defienden la reforma de las leyes de propiedad intelectual de Sudáfrica para derribar los obstáculos que impiden la disponibilidad de medicamentos asequibles. En agosto de 2017, el Departamento de Comercio e Industria publicó un nuevo borrador de Política de Propiedad Intelectual, una iniciativa que fue bien recibida por la campaña ya que reconocía la necesidad de hallar un equilibrio entre la salud pública y las patentes. La coalición continúa ejerciendo presión sobre el Gobierno para agilizar esta reforma legislativa. Se espera que el Parlamento entable un debate sobre el proyecto de ley final en 2018.

'Stop Stockouts'

El proyecto ‘Acabemos con las rupturas de stocks’ (‘Stop Stockouts’) es un consorcio de organizaciones (entre ellas MSF) dedicadas a ayudar a los miles de personas cuyos medios de subsistencia y vidas se ven amenazados por la falta crónica de medicamentos esenciales. Esta campaña recopila y cartografía los avisos de desabastecimiento de medicamentos remitidos desde los centros de salud por pacientes, trabajadores del sector y voluntarios, e interviene para darles solución movilizando su red de contactos con los proveedores, el Gobierno y otras partes interesadas.

En la conferencia de la Sociedad Internacional de Sida de 2017, la campaña presentó un análisis económico del impacto que tienen en el sistema de salud y los pacientes los costes de los desabastecimientos de medicamentos contra el VIH y la TB. Estas rupturas de stock pueden llevar a la pobreza a al menos el 40% de los usuarios de los servicios de salud, y los esfuerzos realizados por los trabajadores sanitarios para obtener medicamentos en caso de desabastecimiento representan una carga financiera sustancial para el sistema.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Sudáfrica entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2017, contábamos en Sudáfrica con 243 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 10,2 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1999.

Testimonio de una paciente

“Durante 29 años soporté abusos físicos y mentales a manos de mi esposo. Me quedé con él porque en nuestra cultura respetamos los deseos de nuestros padres y mi madre sintió que la humillaría si lo dejaba. Entre 2014 y 2015 perdí a mi madre, a mi hermana y a mi hermano, y mi vida se vino abajo: ya no podía enfrentarme a mi hogar, pero no tenía otro lugar adonde ir.

En las calles de Boitekong conocí a una trabajadora de salud de MSF llamada Rosina, que me habló de los servicios para víctimas de violencia de género en el centro de atención Kgomotso, en el centro de salud. Pedí prestados 20 rands (1,20 euros) y fui en taxi. Me asesoraron y después me trasladaron a un refugio para mujeres y niños vulnerables.

Ahora me siento más fuerte y estoy preparada para irme del refugio. Si alguna mujer maltratada escucha mi historia, quiero que sepa que yo solía ocultar mis problemas. Pero si no buscas ayuda, puede matarte desde adentro. Acudir a la clínica y hablar con un asesor me salvó la vida”.