Back to top

Armenia

Mapa de proyectos MSF Armenia
Pacientes con TB-MDR en tratamiento: 
150
Pacientes con TB en tratamiento 
60
-A A +A

Armenia tiene una de las tasas de tuberculosis multirresistente a los medicamentos (TB-MDR) más elevadas del mundo.

Médicos Sin Fronteras inició su colaboración con el Centro Nacional de Control de la Tuberculosis de Armenia (NTCC) en 2005, con el fin de responder a la epidemia de tuberculosis en este país y atender al elevado número de personas afectadas por la forma multirresistente de la enfermedad. El primer proyecto fue lanzado en Ereván, para dar tratamiento a pacientes con tuberculosis resistente (TB-DR); en la actualidad, MSF trabaja en siete marzes (regiones) del país y en varios centros penitenciarios. Al cierre de 2015, 226 pacientes con TB-DR recibían tratamiento en estructuras apoyadas por MSF. En noviembre, MSF también ayudó al NTCC a restablecer en el Hospital Central de Ereván el servicio de cirugía torácica para pacientes con TB.

Los tratamientos para la TB-DR dejan mucho que desear: son demasiado largos, tóxicos, complejos y escasamente efectivos. Y en el caso de los pacientes con TB-MDR o con tuberculosis extrarresistente (TB-XDR), menos de la mitad de los enfermos se curan. Pero desde 2013, MSF colabora con el Ministerio de Salud para introducir dos nuevos medicamentos contra la tuberculosis, la bedaquilina y el delamanid; entre abril de ese año y diciembre de 2015, 81 pacientes con TB-MDR y TB-XDR recibieron estos nuevos fármacos.

A medida que el NTCC incrementa su capacidad, MSF está modificando su estrategia, que estaba centrada en dar a apoyo a los tratamientos de TB-MDR convencionales. Ahora, MSF va a centrarse en los pacientes con TB-MDR y TB-XDR que reciben los nuevos fármacos, en el marco del programa endTB que UNITAID financia en Armenia.

 

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Armenia entre enero y diciembre de 2015; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2015, MSF contaba en Armenia con 80 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 2,4 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1988.