Back to top

Madagascar

-A A +A

En marzo de 2016, Médicos Sin Fronteras puso fin a sus actividades en Madagascar, donde la organización había regresado para responder a una crisis de desnutrición.

La escasez de las lluvias y la mala cosecha de 2015 provocaron una crisis nutricional y MSF inició operaciones ese mismo año, proporcionando tratamiento para la desnutrición en el distrito de Ambovombe (en la región de Androy). Para marzo de 2016, el centro intensivo de nutrición terapéutica había hospitalizado a 273 niños y otros 1.165 habían sido atendidos en consulta ambulatoria. MSF también movilizó ‘caravanas de vigilancia de la nutrición’, con el propósito de controlar el estado nutricional de la población dispersa en varias áreas de esta región predominantemente rural. En enero y febrero de 2016, se revisó el estado nutricional de 10.368 niños y se atendieron más de 8.000 consultas médicas; durante esos dos meses, también fueron vacunados 1.559 niños, contra el sarampión y otras enfermedades mortales comunes, como la neumonía, la difteria y el tétanos.

Este artículo ofrece una visión general del trabajo de MSF en Madagascar entre enero y diciembre de 2016; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2016, MSF contaba en Madagascar con 23 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastó 0,6 millones de euros en sus actividades médico-humanitarias. MSF trabajó por primera vez en este país en 1987.