Back to top

Mauritania

Hasta diciembre de 2018, continuamos brindando atención médica de emergencia a los refugiados malienses y a las comunidades de acogida mauritanas.

Mapa de proyectos MSF Mauritania
47.300 
consultas externas
1.170 
partos
85 
cesáreas
-A A +A

MSF regresó a Mauritania en 2012, cuando miles de personas huyeron del conflicto en el norte de Mali y se establecieron en el campo de Mbéra, en la frontera entre los dos países. El campo aún alberga a más de 50.000 personas. Aunque se firmó un acuerdo de paz en 2015, la situación sigue siendo inestable y por lo tanto muchas personas no quieren volver a Mali.

Nuestros equipos ofrecieron asistencia médica en Mbéra: atención pre y posnatal, planificación familiar, obstetricia y neonatología, tratamiento de enfermedades crónicas e infecciosas y apoyo nutricional. También brindamos atención a las comunidades locales cercanas al campo de refugiados, en las ciudades de Bassikounou y Fassala, y las aldeas de los alrededores.

En 2018, nuestros equipos realizaron 192 intervenciones de cirugía mayor, como cesáreas y procedimientos ortopédicos, además de dirigir una campaña de vacunación de antígenos múltiples en todo el distrito, para proteger a los niños menores de 5 años y a las mujeres contra las enfermedades infantiles más comunes.

Aunque el contexto sigue siendo inestable, la situación en Mbéra y los distritos vecinos de Bassikounou y Fassala se ha vuelto crónica, lo que requiere una respuesta a largo plazo que se centre en la creación de un sistema sostenible de salud pública. Por este motivo, después de seis años de intervenciones de emergencia y posemergencia, decidimos traspasar nuestras actividades en Mauritania a la Alianza para la Acción Médica Internacional (ALIMA, no gubernamental) en diciembre de 2018. Continuaremos controlando las necesidades en la región y nuestros equipos de emergencias estarán preparados para intervenir si fuera necesario. 

 

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2018; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2018, contábamos con 273 profesionales, entre personal nacional e internacional, y gastamos 4,5 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1994.