Back to top

Pulka, Nigeria: día tras día en un refugio temporal, superpoblado y roto