Back to top

Los medicamentos no deberían ser un lujo

Súmate a nosotros y pide a la UE medicinas asequibles

Las grandes compañías farmacéuticas gozan de ventajas legales y financieras para fomentar el desarrollo (I+D) de nuevos medicamentos, como el apoyo de fondos públicos, impuestos especiales ventajosos y el sistema de patentes. El resultado es un implacable monopolio del mercado que, en ausencia de competencia alguna, les permite fijar precios, a menudo desorbitados, a los medicamentos.

Así, el alto precio de los medicamentos amenaza actualmente la sostenibilidad financiera de los sistemas de salud y cada vez un mayor número de pacientes no pueden acceder a los tratamientos.

Los beneficios de las farmacéuticas en ningún caso deberían poner los medicamentos fuera del alcance de millones de personas porque estos son esenciales para la salud y la vida. Las medicinas no sirven de nada si no nos las podemos permitir.

En Médicos Sin Fronteras luchamos por un precio asequible de las medicinas. Los medicamentos no deberían ser un lujo.

Leer más--> 6 cosas que las farmacéuticas no quieren que sepas: que no nos vendan la moto.

 

Qué pedimos a nuestros parlamentarios europeos

Los ciudadanos europeos elegimos el pasado 26 de mayo un nuevo Parlamento y se configurará una nueva Comisión Europea. MSF solicitamos a los partidos políticos que han concurrido a las elecciones que inste a la próxima Comisión Europea a que reforme la larga lista de incentivos existentes para la industria farmacéutica, y desarrolle políticas de I+D sostenibles que garanticen un acceso asequible a las medicinas para todos los europeos y los ciudadanos que los necesitan más allá de las fronteras de la UE.

Los gobiernos deberían considerar unas condiciones diferentes para los medicamentos, teniendo en cuenta que son esenciales para mantener la salud y la vida de las personas, en contraposición a otros tipos de productos en el mercado.

No se puede demorar más, es hora de priorizar la salud de las personas sobre las ganancias desorbitadas de la industria farmacéutica.

Europa: un alto coste social

La UE tiene uno de los sistemas más amplios de derechos exclusivos (monopolio) para los productos farmacéuticos. En los últimos 30 años se ha producido un aumento desorbitado de los llamados ‘incentivos’ a la industria farmacéutica. Ya en 2016, el Consejo Europeo expresó su preocupación por los precios desorbitados de los fármacos. Las consecuencias son:

 

España: tratamientos prohibitivos

En los últimos cuatro años, el gasto en fármacos hospitalarios se ha incrementado un 31%, según datos del Ministerio de Hacienda; esto limita la capacidad de nuestro sistema de salud para invertir en otras necesidades sanitarias. Algunos ejemplos:

  • El precio de las nuevas inmunoterapias para un tipo de cáncer ha sido fijado por las compañías farmacéuticas en 320.000 euros por paciente.
  • El tratamiento completo para la hepatitis C con sofosbuvir cuesta unos 20.000 euros (tres meses). En España, el alto precio del fármaco fue la causa de que en un inicio solo los pacientes con los estados más avanzados de la enfermedad tuvieran acceso a este efectivo tratamiento

Pedimos cambios, no caridad

  • Los Gobiernos deberían encontrar un modelo diferente al basado en un régimen de monopolio para los medicamentos, que desarrolle procesos más adaptados para apoyar el trabajo de los investigadores; cultive colaboraciones justas con organizaciones privadas para desarrollar una I+D que genere modelos de innovación orientados a necesidades reales; y proporcione medicamentos eficaces a precios sostenibles y asumibles por los sistemas de salud.
  • El precio de los medicamentos debería ser un reflejo del esfuerzo colectivo de la financiación pública y el apoyo público también a investigaciones que permitan su desarrollo.
  • Por eso, la nueva Comisión que resulte debería asumir el mandato de reformar la larga lista de ‘incentivos’ existentes actualmente para la industria farmacéutica, que condicionan y motivan su participación en la I+D.

¿Sabías que…?

  • Conceder a las farmacéuticas derechos exclusivos no garantiza necesariamente una mayor y mejor innovación
  • El aumento de la protección a la propiedad intelectual de los medicamentos no ha generado un desarrollo de opciones terapéuticas válidas para la sociedad.
  • Según la Oficina Nacional de Análisis Económico de EE. UU. "las patentes no son una condición necesaria para la innovación y, de hecho, la gran mayoría de las innovaciones se producen fuera del sistema de patentes".

 

  • Conceder a las farmacéuticas derechos exclusivos no es una herramienta útil para abordar las necesidades en el sector salud
  • El sistema concentra sus inversiones en productos que se venderán rápido y para los que hay mercado.
  • El sistema ignora prioridades de salud pública como la investigación de nuevos antibióticos, algunos tipos de cáncer o enfermedades tropicales como la enfermedad del sueño.

 

  • Las versiones genéricas de los medicamentos mantienen el gasto farmacéutico bajo control
  • En Europa, los precios de los genéricos son un 25% más bajos de media que las mismas versiones de esos medicamentos y un 40% más bajos dos años después de una primera versión.
  • MSF hemos experimentado de primera mano cómo la existencia de múltiples fuentes de antirretrovirales genéricos en países en desarrollo ha generado caídas drásticas de los precios (más del 95%).