Back to top

Guinea

En 2017, seguimos trabajando en este país para mejorar los servicios médicos disponibles y desarrollar modelos innovadores de atención, ya que el sistema de salud no se ha recuperado del impacto de la epidemia de Ébola de 2014-2016.

Mapa de proyectos MSF Guinea
10.900 
pacientes con VIH
7.900 
pacientes con malaria
2.800 
pacientes hospitalizados
-A A +A

Nuestros equipos siguieron colaborando con el Ministerio de Salud. En 2017, atendieron a casi 11.000 personas con VIH, mediante un programa que ofrece, en seis centros de salud de Conakry, pruebas diagnósticas, tratamiento y seguimiento del paciente, y actividades de promoción de la salud. Desde diciembre de 2016, también dimos apoyo a una unidad de 31 camas en el hospital Donka, que brindaba atención especializada a pacientes con VIH.

En 2017, lanzamos nuevas actividades en Kouroussa (noreste), donde la malaria es hiperendémica y es la principal causa de mortalidad. El proyecto tiene como objetivo desarrollar modelos de atención comunitaria, dirigidos a niños menores de 5 años y que puedan adaptarse a las circunstancias específicas de una zona rural como esta. Actualmente, colaboramos con el hospital de la prefectura y con cinco centros de salud; también respaldamos a los servicios comunitarios de salud, por ejemplo con capacitaciones, para mejorar tanto el diagnóstico y tratamiento de casos simples de malaria, diarrea o desnutrición, como la identificación de los pacientes que deben derivarse por necesitar una atención más especializada.

Estamos preparados para responder a emergencias como epidemias y desastres naturales. En marzo de 2017, colaboramos con el Ministerio de Salud para responder a una epidemia de sarampión en los cinco distritos de Conakry, y vacunamos a más de 650.000 niños de entre 6 meses y 10 años de edad.

Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en Guinea entre enero y diciembre de 2017; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo. En 2017, contábamos en Guinea con 248 trabajadores, entre personal nacional e internacional, y gastamos 9,8 millones de euros en nuestras actividades médico-humanitarias. Trabajamos por primera vez en este país en 1984.

 

 

Testimonio de una paciente:

Salematou Camara (61 años), superviviente del Ébola

“Cuando salí del centro de Ébola y volví a casa, solo se me acercaron mis hijos e hijas: los demás no se atrevían. Ahora la situación ha mejorado mucho, pero sigo teniendo cataratas y no me pueden operar porque está prohibida la cirugía ocular en personas que hayan sobrevivido al Ébola”.