Back to top

Cruzar fronteras para sobrevivir

Médicos Sin Fronteras salvamos vidas y aliviamos el sufrimiento. Nuestra prioridad son las personas y sus vidas. No la política. Seamos claros: nada, ni un muro, ni un océano, detendrá a 70 millones de personas que tratan de sobrevivir. Estamos #conlosrefugiados. Es hora de alzar la voz.

El mundo ha cumplido otro triste récord, 70 millones de personas desplazadas y refugiadas en todo el mundo. Es la cifra más alta desde la segunda Guerra Mundial.  

70 millones de personas sobreviven hoy desplazadas a la fuerza, expulsadas de sus hogares por la violencia y la guerra. Algunas son desplazados internos dentro de su propio país, y otras han cruzado las fronteras para convertirse en refugiados.

Hoy, están sometidas a constantes abusos y no tienen cubiertas sus necesidades más básicas, en especial de atención médica, cobijo, alimentación, agua y saneamiento.

Ya sea en el Mediterráneo, en México, en Etiopía, en Sudán del Sur, en Nigeria, Bangladesh… en todo el mundo, existen grandes movimientos de población motivados por las necesidades extremas y la miseria, a lo largo de rutas migratorias a menudo peligrosas y marcadas por la explotación y la violencia.

Por su extrema vulnerabilidad, los refugiados, migrantes y solicitantes de asilo son prioritarios para nosotros. Estamos comprometidos con ellos.

Y por si esto fuera poco, vemos cómo la retórica antirrefugiados se propaga. También las políticas migratorias dañinas.

Hombres, mujeres y niños que buscan seguridad son tratados como criminales. Personas vulnerables están siendo rechazadas. 

Muchas son devueltas al peligro, incluso cuando piden protección. Algunas están atrapadas en horribles centros de detención; otros sufren nuevos peligros, tras huir de la violencia de sus países. Seamos claros: buscar seguridad no es un crimen. Tampoco prestar asistencia.

Algunas personas necesitan cruzar fronteras para sobrevivir. Nada, ni un muro, ni siquiera un océano, detendrá a quien solo trata de sobrevivir.

Es hora de alzar la voz, de posicionarse. Estamos #conlosrefugiados. 

Únete a nosotros, y dilo alto y claro. 

12 de julio. ETIOPÍA. Un día como enfermero de refugiados en Etiopía.

Chris Sweeney relata su vida como enfermero en un campo de refugiados en Gambella.

Sigue leyendo aquí

8 de julio. NÍGER. Por temor a ser atacados, la opción es huir.

20.000 nigerianos huyen atemorizados de la violencia extrema para llegar a Níger. Este es el relato de Chitou Abdou.

Sigue leyendo aquí. 

5 de julio. MÉXICO. Un migrante no es una mercancía. 
Condenamos la decisión de incluir Tamaulipas (México) como lugar de recepción de solicitantes de asilo en EE. UU.

Sigue leyendo aquí.

3 de julio. LIBIA. Un ataque aéreo mata a decenas de personas 

Es una terrible tragedia que podría haberse evitado fácilmente.

Sigue leyendo aquí. 

 

3 de julio. MEDITERRÁNEO. Carola Rackete, puesta en libertad.

Nos alivia este gesto humano, pero no olvidemos que este episodio ha llevado a decenas de personas a estar varadas en el mar.

Síguenos en Twitter.

2 de julio. SUDÁN DEL SUR. En un centro temporal de 72 horas durante 6 años

La ONU debe mejorar las precarias condiciones de vida en los centros de Protección de civiles.

Sigue leyendo aquí.

20 de junio. MÉXICO. Redadas y detenciones masivas en la frontera sur

Miles de migrantes y solicitantes de asilo quedan condenados a la clandestinidad, sin servicios médicos.

Sigue leyendo aquí. 

 

20 de junio. GUATEMALA. Daniela, una vida de violencia

Mujer, transexual, guatemalteca y refugiada. Ahora tienen una nueva vida en Canadá.

Descubre su historia.

19 de junio. YEMEN. Empeora la situación de los desplazados de Abs

Mas de 15.0000 personas se han visto obligadas a desplazarse del norte de la gobernación de Hajjah.

Sigue leyendo aquí. 

12 de junio. MEDITERRÁNEO. Las políticas de la UE siguen cobrándose vidas 

En el último año, al menos 1.151 hombres, mujeres y niños han muerto en esta zona y más de 10.000 han sido obligadas a regresar a Libia. Buscar seguridad no es un crimen; tampoco prestar auxilio.

Sigue leyendo aquí.