Back to top
23.06.2022

MSF y la ética fotográfica

Por el doctor Christos Christou, presidente internacional de Médicos Sin Fronteras.

-A A +A

En las últimas semanas, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha sido cuestionada, con razón, en las redes sociales y en los medios sobre el uso de fotografías delicadas en nuestras comunicaciones públicas.

Entre los temas destacados, estaba presente nuestra decisión de publicar fotografías de una niña de 16 años, sobreviviente de violación en Ituri, República Democrática del Congo, donde es identificable. Reconocemos que la publicación de estas imágenes fue un error y lo lamentamos. Hemos eliminado estas imágenes y otras fotografías sensibles del artículo que estaba en internet, y estamos tomando medidas para implementar mejores medidas de seguridad.  

Este incidente ha revelado carencias en nuestras pautas sobre la recopilación y el uso de imágenes, e inconsistencias en la forma en que se implementan en MSF. Estamos trabajando para remediar este problema y agradecemos a las personas que lo han planteado.  

Como acción inmediata, hemos agregado un lenguaje más claro a nuestras pautas de producción para proteger a menores de edad, definidas y definidos como cualquier persona menor de 18 años. La sección revisada requiere que cambiemos el nombre y ocultemos la identidad visual de menores sobrevivientes de abuso, explotación o que sufren de una condición altamente estigmatizada. Las reglas imponen restricciones adicionales sobre cualquier contenido que muestre a menores, y aclaran que las y los menores de edad no pueden dar su consentimiento informado por sí mismos.  

En el caso de la sobreviviente en Ituri, ella dio su consentimiento a la fotógrafa y se acercó para compartir su historia, con el apoyo del personal médico y psicológico. Al ser huérfana, no tenía padres ni tutores que la apoyaran. Reconocemos que debimos haber tomado medidas adicionales para proteger la identidad de esta sobreviviente, considerando su condición como menor de edad. 

Como médico, soy muy consciente de la responsabilidad que tenemos en lo que respecta a la protección de las personas bajo nuestro cuidado. A menudo vemos a personas en el momento más difícil de sus vidas. Siempre debemos evitar exponer, explotar o poner en peligro a las víctimas de la violencia y el abuso. Y debemos asegurarnos de que nuestro trabajo vital de dar testimonio del sufrimiento y el abuso no cause más daño. 

Tenemos en curso una revisión completa de nuestros archivos audiovisuales, y también estamos revisando nuestras directrices de producción de contenidos para adaptarlas a las nuevas directrices de toda Médicos Sin Fronteras sobre equidad, diversidad e inclusión (DEI) para los contenidos de comunicación y de recaudación de fondos. 

Se han planteado otras preocupaciones en una carta abierta dirigida a la Junta Internacional de MSF en la que se destacan las fotografías tomadas en las instalaciones de MSF y disponibles para su venta en las plataformas web de las principales agencias fotográficas. Los ejemplos citados incluyen ejemplos perturbadores de niñas y niños fotografiados en estados de extrema vulnerabilidad y dolor en las infraestructuras de MSF, en algunos casos disponibles para su compra como “impresión artística”. 

Médicos Sin Fronteras no tiene los derechos de autor de estas imágenes y no se beneficia de la venta de  imágenes de archivo. No obstante, nos preocupa la forma en que se distribuyen y comercializan estas imágenes, y hemos empezado a colaborar con los principales actores de la industria fotográfica para abordar este problema. 

Cuando autorizamos o nos comprometemos con los medios de comunicación o productores de contenidos externos a visitar nuestros proyectos médicos, es para compartir las historias de pacientes y las comunidades a las que atendemos y ayudar a amplificar la visibilización de importantes cuestiones humanitarias. Este trabajo puede hacerse con las mejores intenciones, pero algunas de las imágenes recogidas no cumplen con los estándares adecuados en términos de representación digna de las y los pacientes o las comunidades. 

Una parte esencial de la misión social de MSF es resaltar las necesidades médicas de las comunidades y ayudar a amplificar las voces de las personas afectadas por conflictos y crisis. Desde la creación de MSF, hemos trabajado junto a periodistas y fotógrafos para lograr nuestra misión. Buscamos involucrarnos directamente con los pacientes y sus comunidades para que puedan compartir sus propias historias. Tenemos el claro deber de “no hacer daño”, de acuerdo a nuestra ética médica. Si no respetamos la dignidad y el libre albedrío de las personas, fracasamos en nuestra misión humanitaria. 

Tras una decisión en 2021, MSF comenzó recientemente una revisión completa de su propia base de datos de medios audiovisuales (nuestra colección completa, que abarca 50 años, contiene cerca de 200 000 artículos). Esta revisión cubre muchos aspectos, incluida la representación de nuestro personal, los pacientes y las comunidades, la atención a la dignidad y la agencia de las personas retratadas y los posibles estereotipos. Esperamos finalizar este proceso para fines de 2022.  

A medida que restrinjamos el uso, agreguemos advertencias o archivemos imágenes, notificaremos a los productores de contenido y las agencias involucradas para que puedan hacer lo mismo. 

En el futuro, intensificaremos los esfuerzos para garantizar el cumplimiento de las pautas de producción de contenido y la guía EDI (intercambio electrónico de datos) por parte del personal de MSF, los productores de contenido contratados por MSF y los medios visitantes. También revisaremos nuestras políticas y procedimientos de contratación con autónomos y agencias. 

A principios de este año, MSF organizó un grupo interno de retroalimentación entre pares compuesto por personal de comunicaciones y expertos en EDI para brindar asesoramiento a los productores de contenido sobre campañas o materiales. Promoveremos este grupo y nos aseguraremos de que esté involucrado en proyectos potencialmente sensibles desde el principio. 

En mi opinión, ser desafiado interna y externamente sigue siendo vital para nosotros como profesionales de múltiples disciplinas, incluidos los profesionales médicos, humanitarios y fotoperiodistas. Para MSF, la máxima responsabilidad es proteger la salud y el bienestar de las personas a las que buscamos ayudar.