Back to top
11.01.2019

Estos son los primeros bebés nacidos en 2019

Con la llegada del Año Nuevo, nuestras comadronas de todo el mundo estuvieron muy ocupadas. Zandi Gula, Yussef, María Fernanda y Murtaza son algunos de los primeros pequeños nacidos el 1 de enero en nuestras clínicas. Están sanos y salvos.

-A A +A

El 1 de enero, dimos la bienvenida a estos hermosos pequeños en nuestras clínicas en Líbano, Afganistán, Níger, Honduras, Costa de Marfil e Irak.

Venir al mundo en los países donde trabajamos no siempre es fácil. Y es que las condiciones que numerosas mamás atraviesan en contextos de violencia, desplazamientos o desastres naturales a menudo ponen en riesgo su vida y la de sus bebés.

Por eso, que estos siete pequeños hayan nacido de forma sana y segura es la mejor muestra de la importancia de nuestro trabajo en salud materno-infantil. Durante 2017, en nuestros proyectos en todo el mundo atendimos 967.700 consultas prenatales y 288.900 partos.

Quiero colaborar en este proyecto

El pequeño Zandi Gula fue el primero de que vino al mundo. Lo hizo a las 00:08 en nuestra maternidad en Jost (Afganistán) y pesó nada menos que 3,950 kg. En esta clínica, nuestra labor es inmensa, ya que proporcionamos a las mujeres un entorno seguro y atención ininterrumpida. Cada año, el número de partos continúa creciendo: en 2017, fueron 23.000, casi 2.000 al mes.

La mamá de Zandi desea a su bebé recién nacido que tenga buena salud y una larga vida. Para el futuro, le gustaría que fuera político o médico.

También en Afganistán nació el pequeño Murtaza, aunque en el hospital Ahmnad Sha Babab, en el este de Kabul, la capital. Pesó 3,500 kg y midió 42 cm.

María Fernanda lo hizo poco después de Zandi, a las 3:30 h en la clínica de Choloma (Honduras). Pesó 2,610 kg y midió 48 cm. ¡Tanto ella como  su mamá se encuentran muy bien!

Hasta que abrimos nuestro programa en Choloma, los servicios sanitarios para las futuras mamás eran escasos, lo que causaba numerosas complicaciones durante el parto. Nuestra asistencia en planificación familiar, control prenatal y apoyo en salud mental para víctimas de violencia sexual supone una clara diferencia para la población.

A varios miles de kilómetros, nació a las 6:22 h esta preciosa niña en el centro de Boniéré (Costa de Marfil). Aunque aún no tiene nombre, es motivo de esperanza y alegría en el campo de Bounadougou, donde vive con su familia. Pesó 2,500 kg y es la primera descendiente de sus padres, que sufrieron un aborto espontáneo en el pasado.

Su padre le desea toda la felicidad y éxito del mundo.

En Líbano, poco más de cinco horas después, a las 11:30, Yussef, un niño sirio, vino al mundo en nuestra maternidad de Rafic Hariri, en Beirut.

Pesó 2,800 kg y es el segundo hermano. Su madre le desea salud y felicidad y anhela regresar a Siria.

En Níger, la bebé de Djamila nació a las 13:25 h y pesó 2,750 kg en nuestra maternidad en Madaoua.

Su madre confesó que le gustaría que, de mayor, fuera comadrona, como la que le ayudó a dar a luz de forma segura. Y es que Djamila ya tiene tres hijos, pero esta es la primera vez que ha recibido asistencia en un hospital durante el embarazo y posterior parto. 

Essa es el primer bebé nacido en nuestra maternidad de Qayyarah (Irak), y pesó 3.300 kg. Es el sexto hermano y ahora vive junto a su familia en el campo homónimo, junto a una pista de aterrizaje.

Su mamá es RH negativo –un 15% de la población mundial lo es-, por lo que le administramos la vacuna anti-D. Tanto ella como Essa están sanos y seguirán acudiendo a nuestro centro a modo de seguimiento del pequeño.