Back to top
25.04.2018

Día Mundial de la Malaria: todavía mueren 800 niños menores de 5 años cada día

Existe un tratamiento ambulatorio eficaz, sencillo y barato que dura solo tres días y que cura a casi el 100% de los enfermos de malaria simple. Sin embargo, la mayoría de ellos viven en zonas aisladas o en pleno conflicto armado y no pueden ser ni diagnosticadas ni tratadas.

-A A +A

La mayoría de los más de 800 niños menores de 5 años que hoy morirán de malaria en el mundo podrían haberse salvado con un tratamiento sencillo. Y eso a pesar de que existe un tratamiento ambulatorio eficaz, sencillo, barato, que dura solo tres días y que cura a casi el 100% de los enfermos de malaria simple.

Entonces, ¿cómo es posible que sigan muriendo cada año cerca de 430.000 personas, la mayoría de ellos niños?

Estas preocupantes cifras se deben que millones de enfermos de malaria ni son diagnosticados ni reciben tratamiento porque viven en zonas aisladas o afectadas por un conflicto armado.

Además, con la próxima llegada de la temporada de lluvias (de mayo a octubre, sobre todo) en muchos países como Nigeria, Sudán del Sur o Níger, proliferan los mosquitos que transmiten la malaria.

Por ello, nuestra labor en la prevención y el tratamiento de esta enfermedad es crucial para evitar muertes. Solo en 2016, tratamos a más de 2,5 millones de enfermos de malaria en todo el mundo: se trata de la enfermedad más frecuente en nuestros hospitales y centros de salud.

Mediante la entrega de mosquiteras, insecticidas y, sobre todo, de la administración de tratamientos antimaláricos, buscamos prevenir y tratar a tiempo al máximo número de personas, aunque nuestra prioridad son los niños mejores de 5 años y las mujeres embarazadas. En estos casos, el rápido diagnóstico y el tratamiento precoz son esenciales para evitar enfermos graves que necesiten hospitalización.

Además, sobre todo en las regiones endémicas, organizamos sesiones de sensibilización para concienciar sobre la importancia del uso de mosquiteras.

Nadie debería morir de una enfermedad prevenible y curable. Por ello, en Médicos Sin Fronteras seguimos trabajando por llevar el tratamiento a quién más lo necesite, esté donde esté. 

Los síntomas

Los síntomas de la malaria suelen aparecer entre 10 y 15 días después de la picadura, y consisten fundamentalmente en fiebre, dolor articular y de cabeza y vómitos; si no es tratada, la malaria puede poner rápidamente en peligro la vida del enfermo.

El diagnóstico

En caso de fiebre, debe hacerse un examen clínico para buscar otros síntomas, como dolor de cabeza o articular. Para confirmar el diagnóstico, se puede buscar el parásito en la sangre con pruebas de microscopio. Actualmente también existen pruebas rápidas que, en 15 minutos y con una gota de sangre, permiten saber si una persona está infectada sin necesidad de laboratorio.

La prueba rápida es importante porque permite un diagnóstico y tratamiento precoces: esto puede evitar que la malaria evolucione a la forma grave y potencialmente mortal. En segundo lugar, permite tratar solamente los casos que realmente son de malaria y no otras enfermedades con síntomas similares, evitando así que los pacientes reciban medicación para una enfermedad que no tienen y que aparezcan resistencias.