Back to top
29.07.2020

Bangladesh: tratamiento y confianza entre los rohingyas para superar la pandemia

Abrimos un nuevo centro de tratamiento de COVID-19 en el campo de refugiados rohingyas de Cox’s Bazar, con una capacidad máxima de 100 camas. El coronavirus se está propagando y aumentan los pacientes.

-A A +A

Médicos Sin Fronteras (MSF) abrimos el domingo 26 de julio un centro de aislamiento y tratamiento de COVID-19 en el campo de refugiados rohingyas de Nayapara, en el distrito de Cox's Bazar. La apertura de la instalación es parte del proceso de ampliación de nuestras actividades en esta parte del sureste de Bangladesh en respuesta a la propagación del nuevo coronavirus.

El centro de Nayapara tendrá una capacidad máxima de 100 camas y comenzará con 20 camas operativas. Se añade a la red de atención médica existente en el distrito para dar apoyo al Ministerio de Salud y Bienestar Familiar en la gestión del creciente número de pacientes con COVID-19.

“Estamos aquí para servir a personas que necesitan asistencia en tiempos difíciles. Queremos establecer una relación de confianza con las comunidades locales de Bangladesh y los refugiados rohingyas, para que podamos superar juntos este desafío", afirma nuestra coordinadora en el país, Muriel Boursier.

En el centro se puede tratar a pacientes de COVID-19 con síntomas graves, ya que cuenta con asistencia médica de urgencia y concentradores de oxígeno. Se ha construido siguiendo lecciones aprendidas de otras respuestas de COVID-19 en el mundo y las últimas pautas sobre prevención y control de infecciones.

“Ofrecemos a los pacientes un lugar seguro para el aislamiento y el tratamiento. Hay un pasillo externo para visitantes donde las familias y los cuidadores pueden ver a sus familiares hospitalizados y también observar los procedimientos del tratamiento directamente", agrega Boursier.

Una sala del centro de aislamiento y tratamiento de COVID-19 de MSF en el campo de refugiados de Nayapara, Bangladesh.

La organización internacional Terre des hommes (TDH) examinará a los pacientes a su llegada y dirigirá el departamento ambulatorio, mientras que nosotros nos encargaremos de realizar las pruebas y de la atención de los pacientes ingresados.

El equipo trabajará de cerca con los líderes comunitarios, las comunidades y el personal de centros de salud próximos al campo de refugiados para garantizar que las personas con síntomas de COVID-19 puedan ser derivadas de manera adecuada y segura al centro de tratamiento de Nayapara.

"Agradecemos al Gobierno de Bangladesh su apoyo y haber concedido las autorizaciones necesarias para levantar esta instalación", dice Boursier.

En Bangladesh, MSF gestionamos 11 hospitales y centros de salud primaria en Kamrangrichar, Dhaka, y Cox’s Bazar, donde se presta una gama de servicios ambulatorios y de hospitalización que incluyen cuidados de urgencia e intensivos, pediatría, obstetricia, atención médica sexual y reproductiva, tratamiento para supervivientes de violencia sexual y pacientes con enfermedades no transmisibles y salud ocupacional.

En respuesta a la COVID-19, nuestros equipos han comenzado actividades de promoción de salud para sensibilizar y educar a las comunidades. También estamos capacitando a los sanitarios y resto de trabajadores de primera línea en medidas de prevención y control de infecciones y hemos creado salas de aislamiento para COVID-19 en todas nuestras instalaciones médicas.

 

MSF prestamos asistencia médico-humanitaria en Bangladesh desde 1972, implementando en este casi medio siglo varias actividades diversas en todo el país en respuesta a las cambiantes necesidades de la población.