Back to top
14.08.2015

La importancia de la atención obstétrica para evitar muertes

-A A +A

“Por la noches, a veces me quedo pensando en lo que ha sucedido y me pongo buscar soluciones para tratar de evitar todas estas muertes maternas que nunca tendrían que haber ocurrido”, Aisha Akello, matrona de MSF.

En la esquina izquierda de la sala de maternidad del centro de salud de Dolo Ado, Aisha Akello, matrona de MSF, mantiene una emotiva conversación con una mujer que está sentada en una camilla del hospital. A diferencia del resto de mujeres de la modesta sala, que están tumbadas junto a sus bebés recién nacidos en sus respectivas camillas, Rabiya Osman, de 23 años, está sola. Se la ve cansada y con la piel muy pálida. No parece prestar mucha atención a lo que la matrona está diciendo; está sumida en sus propios y profundos pensamientos. Tímidamente, mira a los ojos de Aisha y asiente con la cabeza a una de las preguntas de la matrona. Rabiya se puso de parto dos días antes. Vive a solo doscientos metros de distancia del centro de salud, pero decidió dar a luz en casa. Si no hubiera tenido complicaciones, probablemente no habría ocurrido nada malo, pero el parto de Rabiya venía obstruido y  duró 2 horas y media. La partera tradicional que suele atender a las mujeres del pueblo no la pudo ayudar. Rabiya perdió a su bebé y quedó inconsciente debido a la excesiva pérdida de sangre que sufrió”.

“Cuando sus familiares la llevaron al centro de salud, Rabiya estaba al borde de la muerte”, explica Aisha. “Tenía una fuerte hemorragia, su nivel de sangre era muy bajo y estaba inconsciente. Nos las arreglamos para cortar el flujo de sangre, pero ya estaba gravemente anémica, así que optamos por hacerle una transfusión de sangre con carácter de urgencia. Por desgracia, toda su familia estaba en contra, así que no pudimos llevarla a cabo. Cuando recobró el conocimiento, pasamos horas tratando de convencerla a ella y a su familia de que necesitaba esa transfusión, pero todos nuestros esfuerzos fueron inútiles”. 

Sigue leyendo en el blog El País-Planeta futuro

Comentarios