Back to top
08.04.2019

Libia: alarma por la situación de los retenidos en centros de detención de Trípoli

Craig Kenzie, coordinador de Médicos Sin Fronteras en Trípoli: "Los combates los han puesto en una situación especialmente vulnerable y han reducido la capacidad de respuesta de la comunidad humanitaria".

-A A +A

"Estamos muy alarmados por la situación de quienes se han visto atrapados en medio de los enfrentamientos armados en Trípoli, especialmente por los refugiados y migrantes retenidos en los centros de detención que se encuentran dentro de las áreas más afectadas y de sus alrededores".

"Incluso en las fases de relativa calma, los refugiados y migrantes detenidos están sometidos a condiciones peligrosas y denigrantes que tienen un impacto negativo sobre su salud física y mental. Los combates los han puesto en una situación especialmente vulnerable, y han reducido en extremo la capacidad de la comunidad humanitaria de proveer una respuesta suficiente que sirva para salvar vidas, como para organizar las evacuaciones necesarias".

Mujeres y niños en zonas de combate

"El centro de detención de Ain Zara, donde hace unos días el Secretario General de Naciones Unidas fue testigo directo de lo que describió como escenas de 'sufrimiento' y 'desesperación', se encuentra en medio de una zona de combates. Allí están atrapadas en situación extremadamente vulnerable más de 600 personas, incluyendo mujeres y niños. Algunos informes indican que en otro de los centros de detención hay personas que están siendo reclutadas por los grupos armados". 

"MSF reiteramos nuestro llamamiento para que se evacúe a todas las personas refugiadas y migrantes con el objetivo de ponerlas a salvo lo antes posible. También pedimos que se cubran sus necesidades básicas y se garantice su seguridad mientras se decide sobre su puesta en libertad. Esta es la tercera vez que se registran ataques armados en Trípoli en los últimos siete meses y, sin embargo, muchas personas siguen atrapadas en centros de detención. Esto se debe a que las políticas de los países de la Unión Europea permiten a la Guardia Costera libia interceptar embarcaciones y devolver a las personas a Libia, lo que supone una clara violación de las leyes internacionales. El conflicto actual no hace más que poner en evidencia la realidad de que Libia es un lugar que no ofrece seguridad ni garantías para refugiados y migrantes".