Back to top
10.07.2018

Los cinco ingredientes necesarios para una respuesta humanitaria de emergencia

¿Te has preguntado alguna vez cómo se proporciona ayuda humanitaria vital a las personas que más la necesitan?

-A A +A

Trabajamos en innumerables contextos por todo el mundo, respondiendo a emergencias invisibles causadas por conflictos o desastres naturales. Pero, sea en el este de República Democrática de Congo, en las costas del Lago Chad o en las regiones amazónicas del suroeste de Colombia, cada respuesta tiene algunos ingredientes en común.

1. Trabajadores dedicados

Hay pocas personas como Innocent, que comprenden las necesidades, tienen los conocimientos y, lo más importante, se preocupan lo suficiente como para hacer un esfuerzo adicional. Como líderes, los trabajadores dedicados marcan la diferencia. A través de la historia de Innocent podrás ver cómo respondemos a la epidemia de cólera en las remotas regiones orientales de República Democrática de Congo.

2. Innovación

Ya sea en barco o en avión, en tres ruedas o a pie, llegar a aquellas personas que necesitan atención médica a veces implica pensar de forma no convencional.

3. La capacidad de trabajar con la comunidad

Trabajar con la comunidad suele ser el secreto de una respuesta efectiva. ¿Cómo cooperarán con nosotros si no creen en el impacto positivo de nuestro trabajo? En Níger, una respuesta liderada por la comunidad a una cepa poco conocida -pero potencialmente mortal- de hepatitis, la hepatitis E, ayudó a disminuir la propagación de la enfermedad.

4. Conocimiento del contexto

Complejo, peligroso y sensible. Para proporcionar ayuda en una zona afectada por un conflicto o por un desastre natural, se requiere una comprensión real del panorama político. Porque es necesario saber cómo lidiar con los diferentes grupos, a veces violentos. En Colombia, nuestro equipo de emergencia puede salvar vidas, pero solo tras obtener acceso a las poblaciones afectadas. Es el caso de la historia de Sulaith, desde Colombia.

5. Recursos

Llegar a lugares que carecen de infraestructura, diezmados por un conflicto, o que están sufriendo las consecuencias devastadoras de un desastre natural, requiere de muchos recursos. Gracias a la financiación del 95% de donantes privados (vosotros), podemos responder a una situación de emergencia en prácticamente cualquier parte del mundo.