Back to top
07.06.2022

Los Gobiernos no están dando el paso correcto para proteger a la población mundial contra la COVID-19

La clave es aumentar el acceso de todas las personas a las herramientas médicas de COVID19. Por ello, pedimos a los Gobiernos que vuelvan a la suspensión de los derechos de propiedad intelectual propuesta hace más de 20 meses.

-A A +A

Se espera que los Gobiernos continúen las negociaciones en la reunión del Consejo General de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que tiene lugar hoy, 7 de junio, y en la 12ª Conferencia Ministerial de la OMC (12 - 15 de junio). En sendas citas, las conversaciones girarán en torno a un proyecto de texto problemático presentado a principios de mayo que, si se adoptara tal cual, sentaría un precedente negativo para los esfuerzos por aumentar el acceso a los medicamentos, las vacunas y las pruebas de diagnóstico ahora y en el futuro.

Médicos Sin Fronteras (MSF) instamos de nuevo a los gobiernos a rechazar este proyecto de texto y a aprovechar esta oportunidad para adoptar la verdadera "suspensión de los derechos de propiedad intelectual" propuesta hace 20 meses y apoyada por más de 100 países. Este paso supondría una forma eficaz de ayudar a aumentar el acceso de las personas a todas las herramientas médicas de COVID-19.

 

Yuanqiong Hu, asesora legal de nuestra Campaña de Acceso:

"La exención original de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) propuesta hace 20 meses tenía como objetivo abordar las barreras de propiedad intelectual para todas las herramientas médicas COVID-19, facilitando a cualquier país el aumento de la producción y el suministro durante la pandemia. Su aprobación debería haber sido una prioridad urgente y esencial para la respuesta global a la pandemia. Esta es la última oportunidad para que los gobiernos hagan lo correcto y vuelvan al espíritu original de la propuesta de suspensión de la propiedad intelectual que contó con el apoyo de más de 100 países, de instituciones sanitarias internacionales, de la sociedad civil y de millones de personas en todo el mundo: el llamamiento rotundo ha sido que no debe haber monopolios en una pandemia.

El acceso de las personas a tratamientos y diagnósticos COVID-19 fundamentales sigue siendo complicado en muchos países en desarrollo debido, en parte, a las barreras de propiedad intelectual y a las licencias restrictivas de las empresas farmacéuticas; la exención original de la propiedad intelectual ayudaría a superar estas barreras y haría que los países fuesen más autosuficientes a la hora de proporcionar herramientas médicas vitales a su población. Con el telón de fondo de una pandemia que, según la OMS, se ha cobrado ya casi 15 millones de vidas, y en la que ha habido una grave desigualdad en el acceso a las herramientas médicas, queremos que los gobiernos presenten urgentemente una verdadera exención de la propiedad intelectual que cubra los tratamientos, las vacunas y las pruebas diagnósticas y que sea de libre uso para cualquier país.

Nos preocupa seriamente que el texto que se está utilizando como base para las negociaciones sea categóricamente diferente a la propuesta original de exención y contenga múltiples cuestiones que deben ser abordadas profundamente. No queremos ver una decisión en la OMC que pueda llevarnos en la dirección equivocada y que pueda acabar sentando un precedente negativo, incluso limitando las salvaguardias de salud pública ya existentes”.

La pandemia no se termina hasta que se termine para todas las personas