Back to top
21.04.2020

En Mali, la lucha contra el coronavirus se libra más allá de los hospitales

Unimos fuerzas con el Ministerio de Salud del país para tratar a pacientes infectados con la COVID-19 en la capital, Bamako.

-A A +A

Desde el pasado el 22 de marzo de 2020, estamos asistiendo a los profesionales de salud en el Hospital Universitario de Point G de Bamako, en Mali. Ahora mismo, parte de este centro especializado en el tratamiento de enfermedades epidémicas se está utilizando para proporcionar atención médica a pacientes infectados con COVID-19.

En concreto, 15 pacientes han sido tratados hasta ahora, tres de ellos en la unidad de cuidados intensivos. Desde entonces, seis pacientes se han recuperado de la enfermedad y han sido dados de alta.

Aquí, las autoridades han establecido en un centro de referencia donde los pacientes pueden ser aislados y recibir tratamiento. "MSF ha desplegado un médico, una enfermera y un higienista para ayudar en la zona de triaje a la entrada del Hospital Universitario de Point G", explica Foura Sassou Madi, nuestra coordinadora general en Mali.

Los equipos del Instituto Nacional de Salud Pública toman muestras en este hospital para después llevarlas al laboratorio. "Mientras esperan los resultados, los pacientes son aislados y esperan en observación en una zona con dos camas. Queremos aumentar este número a siete", agrega. 

Por otra parte, los pacientes que muestran signos del virus y que necesitan atención médica son transferidos inmediatamente a la unidad de tratamiento.

Así, siete de nuestras enfermeras y tres médicos se han integrado en el equipo del Ministerio de Salud para trabajar en la unidad de tratamiento, y estamos reclutando a diez higienistas para que se unan a ellos. De momento, la unidad tiene ocho camas, pero se está construyendo cerca un edificio con capacidad para hasta 100.

Los pacientes que tienen coronavirus también son admitidos en el Hospital de Mali y el Hospital Dermatologique. MSF hemos brindado asistencia técnica a ambos hospitales para establecer circuitos de pacientes e implementar medidas de prevención y control de infecciones.

Oxígeno para los pacientes

Los pacientes con síntomas graves de coronavirus generalmente tienen hipoxia y necesitan oxígeno, que, de acuerdo con la cantidad que requiere el paciente y la infraestructura disponible, se administra a través de diferentes dispositivos, como los concentradores de oxígeno. "El hospital Point G tiene una unidad de producción de oxígeno. Estamos trabajando con la administración del hospital para mejorar el flujo de oxígeno desde la unidad de producción e instalar un sistema de suministro en la pared para que, en el nuevo edificio, el oxígeno pueda ser suministrado directamente en la cama del paciente", dice el Dr. Idrissa Ouédraogo, nuestro coordinador médico en Mali.

Proteger a trabajadores y pacientes

Proteger al personal médico y a las personas con mayor riesgo de desarrollar formas graves de la enfermedad, como los ancianos y las personas con afecciones crónicas, como diabetes, cáncer, presión arterial alta u otros problemas cardiovasculares, es un verdadero desafío, ya que el mundo se enfrenta una creciente presión en la fabricación de equipos de protección personal, incluyendo máscaras. 

Proteger al personal sanitario del riesgo de contraer coronavirus es absolutamente crucial para poder continuar brindando atención médica. Y, en Bamako, este es un problema que no solo afecta a la unidad de tratamiento Covid-19. MSF hemos estado apoyando al servicio de hematología-oncología del hospital desde finales de 2018. 

"Mantener esta actividad es una de nuestras prioridades para que los pacientes con cáncer puedan continuar con su tratamiento y aquellos que lo necesiten puedan recibirlo. Pero va a sea un problema si no tenemos suficientes suministros de máscaras y equipos para garantizar la protección de estos pacientes particularmente vulnerables y el personal que los atiende", declara el Dr. Idrissa Ouédraogo.

Medidas contra la propagación del virus

La lucha contra la Covid-19 se libra más allá de los hospitales. Nuestros equipos están apoyando a los equipos del Ministerio de Salud que van a los barrios de Bamako para informar a las personas sobre lo que deben hacer para protegerse del virus y evitar propagarlo a quienes los rodean. Hemos establecido puntos de agua, alrededor de 30 hasta el momento, para facilitar el lavado de manos en los lugares más concurridos y planea extender estas iniciativas.

Estamos trabajando en otros lugares además de Bamako para ayudar a las personas con necesidades urgentes pero con poco acceso a la atención médica, particularmente en zonas de conflicto en el centro y norte de Mali. Contamos con programas en Douentza, Ansongo, Koutiala, Ségou, Ténenkou, Niono y Koro. Estamos mejorando las medidas de prevención, higiene y control de infecciones y creando espacios para aislar a los posibles pacientes de coronavirus en todas las instalaciones médicas donde trabajamos. Y, como parte de la respuesta a Covid-19, también estamos ayudando al Ministerio de Salud con actividades como la capacitación del personal y la sensibilización de la comunidad en las regiones donde ya trabajamos. Los hospitales en Gao y Sévaré también han recibido asistencia técnica.